"El cura lo sabía": la historia que hace reír a todos

La intervención por parte de una octogenaria de una obra de escaso valor en la localidad española de Borja agita las redes sociales y se convierte en noticia internacional. El culebrón artístico casi surrealista está protagonizado por un eccehomo de un siglo de antigüedad y la "inspirada" Cecilia Díaz.

El resultado de la intervención no solo es catastrófico, borroso e irreconocible, sino que también se ha convertido en objeto de parodia, carne de fotomontaje. Hasta han aparecido falsos perfiles en las redes sociales en las últimas 48 horas. Tamaña está siendo la repercusión de la noticia que ya encabeza las listas de lo más leído y más reenviado en las webs de diarios como Le Monde, el Telegraph o la BBC.

La artífice del estropicio es Cecilia Giménez, una mujer octogenaria que actuó de forma espontánea y “sin pedir permiso a nadie”, aunque “con buena intención”, explica el concejal de Cultura del Ayuntamiento del municipio, Juan María de Ojeda. Cuando se dio cuenta de que “se le había ido de las manos” avisó al responsable del patrimonio para confesar los daños que había causado.

Este concejal ha explicado que el templo en el que está el eccehomo pertenece a la Fundación Sancti Espíritu, que en su origen era una entidad para pobres. Por tradición, el alcalde es el presidente de esta fundación y los concejales sus patronos. "Nuestra figura es la de protectores y respondemos con nuestros bienes de la gestión de esa fundación". La única función del párroco es el culto en esa iglesia, sin responsabilidad ni criterio sobre los bienes que alberga el lugar.

La obra original, una pintura mural de unos 50 centímetros de alto por 40 de ancho atribuida a un artista del siglo XIX, Elías García Martínez, natural de Requena y profesor de la Escuela de Arte de Zaragoza, iba acompañada de una leyenda que rezaba algo así como “Este es el resultado de dos horas de trabajo a la Virgen de la Misericordia”. Así lo recuerda el concejal, por lo que se deduce que el pintor no tardó más de un par de horas en realizar la ya celebérrima obra.

A pesar de ser una obra descatalogada sin gran importancia, y que tampoco forma parte de ningún conjunto pictórico ni retablo, el pueblo lamenta el destrozo de la pieza, que sí tenía cierto valor sentimental. “La familia solía venir aquí a pasar las vacaciones. Durante un verano el artista realizó el retrato y lo legó al pueblo”, cuenta De Ojeda.

Una de las nietas del artista declaró ayer a TVE que estaba al corriente de que Cecilia Giménez llevaba años retocando la pintura: “Hasta ahora solo pintaba sobre la túnica, el problema es que ahora se ha metido en la cabeza y, claro, ha destrozado el cuadro”.

Seguí leyendo aquí la nota de Rocío Huerta en elpais.com.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|09:40
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic