Deportes

Parece que Ortega se aleja del fútbol por su mal momento

El referente de River Ariel Ortega no está pasando por uno de sus mejores momentos. Está lesionado y tuvo una recaída. La angustia por no poder jugar ni acercarse a su familia lo deprime.

La situación no es sencilla. Ortega sufrió una recaída el pasado 26 de marzo, tuvo una fuerte pelea con su mujer y fue denunciado ante la Justicia, en consecuencia el Burrito no puede acercarse a su familia (tiene tres hijos), recoge esta mañana la Agencia de Noticias Derf. 

Ahora un problema muscular, más cercano al bajón anímico que una sobrecarga de competencia, lo aleja de las canchas.

En River no lo quieren apurar. "Si se llega a desgarrar puede pasar una catástrofe, porque se bajonearía mucho al estar casi un mes sin poder jugar.

Por eso va despacio en la recuperación.

No puede arriesgar. Es preferible que aguante estos quince días sin fútbol y después que evalúe (Diego)Simeone si lo pone o no en cancha", tiró una persona cercana al jugador, publica Clarín.


La duda que envuelve a los allegados al Burrito es enorme, no se sabe cómo va a reaccionar y cuánto tardará su recuperación, igual lo van a esperar. Desean que esté listo para volver ante Boca. Mejor inyección anímica que esa no hay. Depente de Ortega.

En Imágenes