Confusiones de género

Maratón, editorial y azúcar son palabras de género femenino o masculino. La lingüista Nené Ramallo explica los correctos usos de estos términos.

En relación con las prácticas deportivas, nos surgen dudas acerca del vocablo maratón: ¿debe decirse "el maratón" o "la maratón"? En primer lugar, vayamos al concepto: se trata de una carrera pedestre de resistencia, pero también, por extensión, se denomina así cualquier competición de resistencia o actividad larga o intensa. Así, encontramos ejemplos en los dos sentidos: “En el parque, se corrió maratón para todas las edades” y “Para estimular el acercamiento a los libros, se realizó maratón de lectura”.

El vocablo se origina en el griego Marathón, lugar a cuarenta y dos kilómetros de Atenas. El nombre recuerda la carrera que, según la tradición, hizo Filípides, un soldado ateniense que cayó muerto inmediatamente después de haber cumplido su misión, para anunciar a la ciudad la gran victoria que los griegos, guiados por el general Milcíades, habían obtenido en Maratón sobre los persas de Darío I el Grande, en el mes de agosto del año 490 antes de Cristo.

En cuanto al género, ‘maratón’ es de género ambiguo; durante mucho tiempo, la Academia aconsejó su uso en masculino: ‘el maratón’; sin embargo, por influjo del género de ‘prueba’ o de ‘carrera’, se ha extendido su uso en femenino: ‘la maratón’. En la Argentina, históricamente ha predominado su empleo en femenino: ‘La maratón se correrá por las principales calles céntricas”.

Al recibir un diario, buscamos en su página central, la opinión, acerca de algún tema de público interés, de la dirección del mismo. Estamos hablando de ‘editorial’, en género masculino: “El editorial de hoy toca el candente tema de la inseguridad”. Por el contrario, usaremos el vocablo ‘editorial’ en género femenino cuando nos estemos refiriendo a la casa editora de un material impreso: “Lo hicimos así cumpliendo las normas de la editorial”.

¿Y ‘azúcar’? Todos sabemos qué significa, pero vacilamos a la hora de anteponerle el artículo o de adjudicarle una cualidad. Es válido su uso en ambos géneros, aunque es mayoritario su uso en masculino: “Echó el azúcar en un pequeño recipiente de vidrio”.  Pero también se usa en femenino: “La azúcar aumentará su precio de venta al público”. Si tenemos que referir un adjetivo a este vocablo, puede ir el mismo en cualquiera de los dos géneros, pero hay predominio del femenino: “Lo decoró con azúcar negra”. El plural es mayoritariamente masculino: “Envasó ambos azúcares en bolsas de plástico”.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

Opiniones (1)
10 de Diciembre de 2016|04:33
2
ERROR
10 de Diciembre de 2016|04:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Probablemente sea algo tarde para comentar esta nota. Nené, a pesar de ello, quisiera hacerte saber que yo recomiendo a los alumnos el uso del artículo "el"/ "los" para el sustantivo AZÚCAR y el empleo de los adjetivos en femenino. Ej.: el azúcar blanca, refinada. Si llegaras a leer esto, ¿serías tan gentil de enviarme tu opinión al respecto? Gracias.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic