Deportes

Desconcierto general en Estados Unidos por cambio de recorrido de la antorcha

Tras comenzar el recorrido, la relevista que inicio la carrera entró con la antorcha en un edificio del muelle donde se celebró el evento y permaneció allí durante varios minutos para desconcierto general.

Un inesperado cambio de última hora en el recorrido de la antorcha en San Francisco (EE.UU.) creó confusión entre público y medios de comunicación, que durante casi media hora no supieron con seguridad dónde estaba la llama olímpica.

Poco después, un convoy compuesto por varios autobuses y vehículos de policía salía del edificio supuestamente con la llama en su poder y circulaba por las calles de la ciudad por un recorrido totalmente diferente al previsto.

El convoy paró en la avenida Van Ness y dos relevistas bajaron de uno de los autobuses con la antorcha, con lo que comenzó realmente la carrera.

Escoltados por tres "capas" de efectivos policiales -agentes corriendo, en bicicleta y en moto- los corredores hacen en estos momentos el relevo de la antorcha a lo largo de la avenida a un ritmo bastante lento.

La calle, a varios kilómetros del recorrido previsto inicialmente, está completamente libre de manifestantes contra el Gobierno chino, que han provocado violentos incidentes en otras ciudades, y sólo se ven normales transeúntes absolutamente sorprendidos de encontrarse con la llama olímpica.

Se desconoce por qué las autoridades de San Francisco optaron por esta ruta alternativa. Los organizadores ya habían advertido de que el recorrido podría cambiar en cualquier momento, incluso una vez iniciada la carrera.

La ceremonia de apertura, que en principio debía durar casi una hora, se recortó a un mínimo imprescindible de diez minutos y ni siquiera contó con la asistencia del alcalde de San Francisco, Gavin Newsom.

Hasta el momento, no se han registrado acciones violentas de consideración, aunque varios manifestantes pro-Tíbet que se tumbaron en la calzada bloqueando el paso de un autobús fueron detenidos por la policía.

Miles de manifestantes contra la política china en Tíbet y Darfur asisten a la carrera junto a otras miles de personas con banderas chinas.

Fuentes municipales comunicaron poco antes de comenzar el relevo que el trayecto, en principio de 10 kilómetros, sería finalmente recortado, aunque no dieron más detalles.

En principio, un total de 77 relevistas -tres de ellos han renunciado por motivos de seguridad- está previsto que porten la llama.
En Imágenes