El acento olímpico

¿Cuál es la forma correcta? ¿Olimpiada u olímpiada? ¿Se debe acentuar el término como palabra llana o es más correcto pronunciarla como voz esdrújula? La lingüista Nené Ramallo lo explica en su columna.

En estos días, nos entusiasmamos con las noticias relacionadas con los Juegos Olímpicos que se llevan a cabo en Londres. Al escuchar a algún periodista, oiremos que se refiere a las ‘Olimpiadas’, mientras que algún otro dirá, en su lugar, las ‘Olimpíadas’.  ¿Quién de los dos tiene razón respecto del acento? ¿Se debe acentuar el término como palabra llana o es más correcto pronunciarla como voz esdrújula?

El término, que designa la competición universal de diversos deportes, que se celebra modernamente cada cuatro años, en un lugar previamente determinado, tomó su nombre de ‘Olympiás’, llanura de la Élide, donde se celebraban en Grecia los juegos originales; también se dice que fueron bautizados así, quizás, en honor a Zeus Olímpico a quien eran dedicados. 

Se cree que, a partir del 776 antes de Cristo, todos los griegos se reunían en aquel lugar, cada cuatro años, para rendir homenaje al esfuerzo y a la belleza del cuerpo humano, puestos de manifiesto en unos ejercicios, vigorosos y duros, inmortalizados por el poeta Píndaro. Este encuentro era también una ocasión para el intercambio cultural, pues junto a los juegos, se dieron a conocer las obras principales del pensamiento y de la literatura.

Lo cierto es que –retomando el tema de la acentuación– es tan correcto pronunciar ‘Olimpiadas’ como ‘Olimpíadas’. Esta doble posibilidad de acentuación no constituye un caso aislado dentro del sistema de nuestro español: podemos decir ‘rubeola’ o ‘rubéola’, ‘maniaco’ o ‘maníaco’, ‘periodo’ o ‘período’, ‘alveolo’ o ‘alvéolo’, ‘bronquiolo’ o ‘bronquíolo’, ‘austriaco’ o ‘austríaco’, ‘maniaco’ o ‘maníaco’, ‘policiaco’ o ‘policíaco’, ‘cardiaco’ o ‘cardíaco’, ‘elegiaco’ o ‘elegíaco’, ‘nigromancia’ o ‘nigromancía’, ‘quiromancia’ o quiromancía’. Hay muchos casos más, en donde alternan la acentuación etimológica y la acentuación grave o llana, favorita del español.

Resulta interesante conocer, en relación con esta importante fiesta universal del deporte, lo que constituye su lema: “Citius, altius, fortius’ locución latina que significa "más rápido, más alto, más fuerte". Este fue el lema de los Juegos Olímpicos que, con los cinco aros de diferentes colores entrelazados y con la antorcha, simboliza el espíritu olímpico. La frase fue pronunciada por el barón Pierre de Coubertin en la inauguración de los primeros Juegos de la Edad Moderna, en 1896 (Atenas). El significado de esa frase latina, “más rápido, más alto, más fuerte” debería constituir una norma de conducta para los jóvenes, a fin de exigirse más, en un retorno a la cultura del esfuerzo, por la consecución de altos valores e ideales.

En relación con las Olimpiadas u Olimpíadas, se da el adjetivo ‘olímpico’ que, fuera del ámbito deportivo, significa “altanero, soberbio”: Su actitud fue de olímpico desdén. También, el adverbio ‘olímpicamente’, que da la idea de algo cumplido rotunda y definitivamente: Lo rechazó olímpicamente y ya no dio lugar al diálogo.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

Opiniones (2)
10 de Diciembre de 2016|05:54
3
ERROR
10 de Diciembre de 2016|05:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy sencillo: porque la pronuncian en inglés (Náic) y no respetan su verdadera etimología, ya que debería decirse "niqué" (palabra aguda).
    2
  2. Señora Nené: muchas gracias por los valiosos datos aportados. Quisiera agregar uno que la gente pronuncua muy mal: NIKE. La fábrica de indumentaria deportiva (Nike) utilizó este término que, en griego, significa VICTORIA. Ahora bien, ¿por qué la pronuncian "NÁIC" si realmente se pronuncia como se escribe y sin ningún acento? Gracias MDZ por publicar este dato.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic