Deportes

El polémico Max Mosley continuará en su cargo, por lo menos hasta junio

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) decidió hoy por unanimidad celebrar una asamblea general extraordinaria el 3 de junio para discutir sobre el escándalo que rodea a su presidente, el británico Max Mosley.

El encuentro, que incluirá un voto de confianza que podría dejar en su cargo a Mosley, llega después de que el tabloide "News of the World" publicara el 31 de marzo que el titular del organismo había pagado 2.500 libras esterlinas (4.948 dólares) a cinco prostitutas para protagonizar una orgía sadomasoquista con reminiscencias nazis.

"La FIA puede confirmar que los miembros del Senado aprobaron de manera unánime la proposición del presidente de la FIA de convenir una asamblea general extraordinaria en virtud de los recientes reportes de prensa relacionados con su vida privada", señaló la central del deporte motor en un comunicado.

"La Asamblea General se celebrará el 3 de junio de 2008 en París e incluirá un voto de confianza en formato de votación secreta", agregó.

Mosley insiste que no hizo nada malo, pero el miércoles fue rechazado por un tribunal británico un requerimiento judicial advirtiendo al periódico de no divulgar un video del presidente en compañía de las mujeres.

A sus 67 años, el titular fue captado en el video gritando órdenes en alemán y azotando a las prostitutas mientras utilizaban uniformes propios de un campo de concentración.

Mosley, hijo del fundador de la Unión de Fascistas Británicos, Sir Oswald Mosley, no desmiente ser él el hombre que aparece en la filmación pero niega las connotaciones nazis del hecho.

La semana pasada, el automóvil club más grande del mundo, la Asociación Americana del Automóvil (AAA), se unió a diferentes asociaciones de diversas naciones como Alemania u Holanda para solicitar la expulsión del titular de la FIA.

Además, la Federación Neozelandesa de Automovilismo le retiró la invitación a la cumbre sobre transporte y medio ambiente que estaba prevista en el país.

Más allá de dichas organizaciones, el ex piloto británico Jackie Stewart, tricampeón del mundo de Fórmula 1, también se unió a otro monarca mundial como el sudafricano Jody Scheckter para pedir la renuncia de Mosley.

Las fábricas constructoras de coches -BMW, Mercedes, Honda y Toyota inclusive-, criticaron duramente al presidente, mientras que la invitación de Mosley a asistir al Gran Premio de Bahrein la última semana fue retirada por el príncipe heredero del emirato, el jeque Salman Bin Hamad Al-Khalifa.
En Imágenes