Deportes

En el Master de Augusta, Tiger Woods compite contra sí mismo

Con cuatro victorias en el Masters, el ganador más joven de la historia buscará acercarse a la marca de seis triunfos que ostenta el máximo campeón de este certamen, Jack Nicklaus, y sumar otro Major más que lo arrime a los dieciocho logrados por el Gran Oso Dorado. Hasta el momento lleva 13.

El Masters de Augusta de golf arrancará mañana con un sólo favorito en todas las apuestas: el estadounidense Tiger Woods, que parece competir únicamente contra sí mismo y contra la historia.

Su marca desde agosto de 2007 hasta ahora, impresiona. Jugó diez torneos en Estados Unidos, de los culaes ganó ocho y terminó segundo y quinto los dos restantes. Además ganó en Dubai, torneo que formó parte del tour europeo.

El año pasado teminó segundo en el Masters y en el US Open, detrás del argentino Ángel Cabrera, para terminar ganando el PGA Championship. Todo indica que será difícil ponerle freno al número uno del mundo, aunque de eso se encargarán las figuras de siempre: el sudafricano Ernie Els, el estadounidense Phil Mickelson o el fidjano Vijay Singh, entre los nombres más rutilantes.

Respecto al lote de los latinoamericanos, Cabrera es quien llega a Augusta con las más altas perspectivas de poder ganarlo, a pesar de que los últimos resultados no lo han acompañado.

Cabrera es el actual campeón del US Open, lo que representa un alto respeto por parte de todos los participantes, además de haber acabado "top ten" en Augusta durante tres años: décimo en 2001, noveno en 2002 y octavo en 2006.

También es cierto que al "Pato" no le gusta llegar como candidato, ni que se hable mucho de él antes de cada "major". Los resultados previos a su conquista en Oakmont no eran buenos, como tampoco lo son ahora, y, sin embargo, ganó en un trazado que no se adaptaba tanto a su juego como este de Augusta National.

La contra cara respecto a buenos resultados es Andrés Romero. El argentino jugará su primer Masters, lo que supone una gran desventaja respecto al resto de los competidores, puesto que la experiencia y la lectura de las líneas sobre el green necesita de mucha práctica y participaciones para poder interpretarlas.

Pero Romero representa una verdadera caja de sorpresas. Sin hablar una sola palabra de inglés y habiendo jugado apenas siete torneos en el año en el circuito estadounidense, ganó hace dos semanas en Nueva Orleáns, ante la sorpresa de la prensa, los jugadores y él mismo, con lo cual, si es capaz de hacer algún milagro en Augusta, dejaría de ser sorprendente.

El trío latinoamericano lo cierra el colombiano Camilo Villegas. Su primer Masters, jugado el año pasado, fue un tanto traumático, despidiéndose rápidamente con vueltas de 80 y 85 golpes. Esta será su segunda aparición. Los resultados previos en el PGA Tour han sido discretos este año. Si bien ha superado cortes, nunca ha estado en la pelea por el título.

Los españoles tienen mucha historia con el Masters. Severiano Ballesteros y José María Olazábal se han puesto la Chaqueta Verde en dos oportunidades y una vez más las miradas estarán puestas en Sergio García, quien tiene una cuenta pendiente con Augusta.

Su cuarto puesto en 2004 ha sido su mejor posición final, pero lo hizo viniendo de atrás, con una vuelta final de 66 golpes. Será su décima presentación en Augusta, con tres cortes fallados, dos "top ten" y cinco posiciones finales que no mejoraron la vigésima octava colocación.

La presión por ganar su primer "major" puede empezar a experimentarla, más que nada luego del British Open que perdió en Carnoustie el año pasado, tras dominar gran parte del certamen, hasta caer en el desempate con Padraig Harringhton. Los resultados previos tampoco lo acompañan en 2008, pero es un jugador con ganas de ganar un Grand Slam.

Jiménez y Olazábal aportarán su experiencia. El segundo es un viejo conocedor del trazado, de sus movimientos y de los greens. Además de ganar en 1994 y 1999, tiene seis "top ten", el último en 2006 cuando terminó tercero. La cara opuesta ha sido Jiménez, cuyo mejor resultado ha sido un noveno puesto en 2002.

El estadounidense Zach Johnson, el inesperado campeón del año pasado, se presentará por tercera vez en el torneo de maestros, con apenas un noveno puesto en Miami desde el inicio de 2008. Su triunfo, con uno sobre par el año pasado, fue de los más altos registros para un ganador, logrando el comité de campeonato elevar el grado de dificultad de una cancha en donde los bajos "scores" parecían imposibles de contrarrestar.

Se pone en marcha el Masters de Augusta y la ilusión se renueva para todos los participantes. Aun para aquellos que solo se conforman con pisar su césped, disfrutar su colorido paisaje adornado de azaleas y sentir que poder estar allí es tan o más valioso que cualquier resultado final.
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|07:05
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|07:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic