Deportes

Dos austríacos descienden por la pendiente más larga del mundo

Se trata de Axel Naglich y Peter Ressmann, dos esquiadores de Kitzbuhël, quienes han conseguido llevar a cabo el descenso más largo del mundo, el del Mount St. Elias (5.489 metros), que desciende directamente hasta el nivel del mar en Alaska. Aquí el impactante video extremo.

Naglick y Ressmann, son dos expertos esquiadores que han efectuado un descenso digno del Libro de los Récords Guinnes, descendiendo sobre sus tablas el difícil Monte San Elías, en Alaska, destaca el diario deportivo Marca.

Axel  Naglich, arquitecto y esquiador extremo de Kitzbühel, fue también el primero en abrir vías nuevas de descenso de esquí en Mount Cook (Nueva Zelanda) y hace cuatro años en Mount Elbrus en el Cáucaso, la montaña más alta de Europa.

Naglich (39) llevaba ya tiempo con los ojos puestos en este gigante del Pacífico, Mount St. Elias. 

Esta vez, su segundo intento y en dos etapas, Naglich y su compañero Peter Ressmann se han convertido en los primeros en esquiar la mayor pendiente del mundo, un descenso desde 5.489 metros sobre una línea de alrededor de 20 kilómetros desde la cumbre hasta el mar.

No había margen para el error en un descenso por laderas de gran pendiente (hasta 60 grados) cubiertas de hielo e innumerables grietas glaciares.

Además tuvieron que mantener la máxima concentración, ya que existía un peligro constante de desprendimientos.

La expedición empleó un total de 11 días en la ascensión y 3 en el descenso. Para este deportista extremo, ésta ha sido su máxima experiencia: “La tensión y el esfuerzo son irresistibles y el peligro de muerte esta omnipresente en esta montaña”.

Las mayores nevadas del mundo suceden en esta parte del mundo, y en una ocasión tuvieron que quitar como locos la nieve a paladas para poder abandonar el campamento y buscar un sitio seguro en una cueva en la nieve.

Una expedición americana que hace varios años intentó ser la primera en descender esquiando la montaña fracasó en el intento. Los dos esquiadores murieron y sus restos descansan bajo el hielo en una ladera próxima a la cumbre.

Naglich y Ressman se sienten muy orgullosos de la dimensión de su esfuerzo: han sido la decimotercera expedición que intenta hacer cumbre y la primera que ha logrado llegar al pico del “monstruo”, como la describe Naglich, en los últimos cinco años.

De su experiencia en este descenso hay algunas anécdotas inolvidables: “En una ocasión no me puse los guantes de esquí en la tienda durante la noche. A la mañana siguiente tardé una hora en ponérmelos. Si no hubiera conseguido metérmelos, no habría podido bajar”, contaba Axel Naglich.

“Hubo un momento en el que podía escuchar las pisadas de Axel aunque se encontraba metros por delante, ya que en las laderas de la cima la nieve era hueca y muy inestable”, relataba Peter Ressmann.

“Se trata probablemente de un récord mundial de esquí, pero no hemos descendido la montaña para entrar en el Guinness…”, comentaba sonriendo Axel Naglich. “Es un sentimiento muy especial y te sientes tremendamente agradecido de estar vivo cuando has estado a punto de perderlo todo en tantas ocasiones”, contaba Alex Naglich.

Fabuloso descenso

 

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|11:17
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|11:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic