Deportes

Independiente Rivadavia sabe que puede y va por más

Luego de la victoria alcanzada ante San Martín de Tucumán, el líder de la Primera B Nacional, Independiente Rivadavia demostró que puede y tiene con que ilusionarse para encaramarse en la parte alta de la tabla de posiciones. Ahora, La Lepra va por más.

Por Pablo Marcelo Pérez

Todavía le queda un cartucho. Cuando parecía que los tiros rumbos al sueño de una promoción estaban gastados y sólo restaba recargar el tambor para la próxima temporada. Independiente Rivadavia dio en el blanco y bajó al líder San Martín de Tucumán de un disparo certero y preciso.


Ganó ese partido que todos los pretenciosos deben ganar. En su cancha, frente al imbatible Santo tucumano y dejando sentado que cuando quiere y se convence puede realizar presentaciones acorde a sus antecedentes.

Si bien debió pasar zozobras en pasajes del juego ante los tucumanos, que tocado en el amor propio fue a todo o nada en los instantes finales del pleito, el Azul hizo méritos suficientes para sustentar esta victoria.

Ordenado defensivamente, con un trabajo regular y ajustado a la ocasión, exhibiendo facetas interesantes en los momentos de relevar la labor de los marcadores de punta que buscaban el camino por los laterales para sumarse al ataque, especialmente Ledesma, quien contaba con la colaboración inestimable de Giarrizo o Martinelli que cubrían sus espaldas. Luis Solís en mitad de cancha auxiliando a quien lo requiriese y dejando sentado que esa posición de volante central no tiene discusión en cuanto a su dueño.

La valentía y capacidad de acción y reacción del cinco son claves para amalgamar la zona de ajuste en el campo de juego.

Por pertinaz e insistidor De La Vega fue otro de los baluartes a la hora de remarcar puntos altos. El marcador-volante, privó reiteradamente la capacidad creativa de Romano y Leone, interceptando muchas veces el circuito de fútbol que estos dos hombres generan cuando existe libertad. Pero casi no contaron con ella en el glosario general del match.

Diego Caballero, polifuncional por excelencia, tuvo una noche sin fisuras.

Le encomendaron reemplazar al “irremplazable” Gómez y no quedó en deuda.

Acelerando por derecha y abriendo brechas por el lateral de Vera, el siete fue trasformándose de a poco y hasta su cambio, por lo extenuante de su producción, en la figura del pleito.

Desacomodó todo el fondo con su habilidad y encaró a quien pusieran por delante. El resto del equipo acompañó, con vaivenes propios del estado que ejercía el compromiso.

No es otro Independiente. Es el mismo, con lagunas por momentos que se hacen lagos. Con desacoples notorios y llamativos, que generan desequilibrios defensivos.

Es el mismo, que depende en gran parte de estos puntos adquiridos, de lo que pueda dar Martín Gómez y sus toques de fantasía. O que cambia figuritas de lugares en el esquema, en su desesperada pelea por hallar esa identidad perdida.

Pero a pesar de ser el mismo, ante los tucumanos hubo un grado de distinción que no se equipara a lo que parece preestablecido. Jugó con esa mística de ángeles y diablitos, que ensalza su histórica trayectoria. Se emparentó con los notables que algunas veces derramaron sapiencia y abundancia en el soberbio Bautista Gargantini.

Allí estableció la diferencia, sabiendo que cueste lo que cueste de locales hay que ganar.
Sea como sea y así fue. 

Esta a seis pasos de una hipotética promoción, con una escalinata de diez peldaños y sin ascensor. Debe subirlo con la carga a cuesta de no ser equilibrado y tener bajones literalmente soberbios.

Por ahora Quilmes con 42 unidades estaría compitiendo por una plaza en la A. El Azul tiene 36. Lo que debe afrontar no será sencillo, pero en la irregularidad del campeonato estará el aprovechamiento en pos de la causa.

Ahora viaja a Chicago, a quien le gano en la ida 1 a 0. Luego viene Defensa y Justicia sobre quien se impuso el año pasado también 1 a 0. Después y entre paréntesis la condición y el resultado de la primera ronda vendrán estos elencos: Almirante Brown (visitante) (1-2); Chacarita (local) (0-1); Belgrano (visitante) (7-0); Godoy Cruz (local) (2-3); Atlético Rafaela (visitante) (0-0); Unión (local) (1-3); CAI (visitante) (3-4) y Ferro (local) (1-1). Con 5 de sus futuros rivales perdió en la ida, se impuso a 3 e igualó con 2.

De local Independiente ha disputado 14 encuentros, ganando 7 de ellos y sumando por ende 21 de sus 36 unidades actuales. Empató con Almagro, Instituto, Rafaela y Ben Hur, mientras que salió derrotado ante Quilmes, Almirante Brown y la CAI.

Convirtió 26 goles de los 42 que lleva en el torneo y lo doblegaron en 13 oportunidades de las 38 que padeció su red.

El campeonato y sus convicciones le han abierto una esperanza. Solo el destino dirá si lo de viernes solo fue un “Vientito de Tucumán” o un “Color Esperanza”.

Opiniones (1)
11 de Diciembre de 2016|05:15
2
ERROR
11 de Diciembre de 2016|05:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. vamos lepra que estamos cerca. son solo 16 puntos. si le ganamos a san martin de tucuman con un choclo tambien podemos soñar con un lugar en la promocion. pero contra los equipos de argentino A!!!!!!! de donde perteneces. asi que anda preparando la camara y el guion asi el video no te sale tan malo como el que te dio el ascenso. comprador de ascensos. campeon de escritorio!!!!!!!
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic