Los restos de Evita: recién 24 años después fueron entregados a su familia

Su cuerpo embalsamado fue secuestrado después del golpe de Estado del '55. El féretro estuvo escondido casi dos años en diversos lugares. Conocé el recorrido de los restos de la "abanderada de los humildes". Además lo que narró el increíble Rodolfo Walsh.

Los restos mortales de Eva Perón debieron esperar largos años para poder descansar en paz tras su muerte el 26 de julio de 1952.

Considerado un botín político, el féretro con el cuerpo embalsamado por el tanatólogo español Pedro Ara fue secuestrado luego del golpe de Estado de 1955 que derrocó a su viudo, Juan Domingo Perón.

Los restos de la "abanderada de los humildes" descansaban en la sede de la central obrera Confederación General del Trabajo (CGT), a la espera de la construcción de un fastuoso Monumento al Descamisado, donde serían albergados, cuando militares que integraban la Revolución Libertadora golpista se los llevaron.

El féretro fue escondido durante casi dos años en diversos lugares, desde la caja de una camioneta hasta el despacho del teniente coronel Carlos de Moori Koenig, autor del secuestro de los restos de Evita.

En 1957 fue trasladado a Italia en un buque, para ser enterrado bajo el nombre falso de María Maggi de Magistris en un cementerio de Milán. Recién en 1971, el dictador argentino Alejandro Agustín Lanusse ordenó la entrega del cuerpo a Perón en su residencia de Puerta de Hierro en Madrid.

El cadáver fue repatriado tres años después, ya fallecido Perón, por su viuda y entonces presidenta María Isabel Martínez de Perón, más conocida como Isabelita. Hasta el golpe militar de 1976, el féretro se mantuvo en la residencia presidencial. Luego los militares lo entregaron a los familiares de Evita para que pudiera finalmente descansar en paz en su última morada, aunque 24 años después de su muerte.

Los restos fueron enterrados en la bóveda que posee la familia Duarte en el exclusivo cementerio de la Recoleta, en la ciudad de Buenos Aires.

"Yo busco una muerta, un lugar en el mapa", escribió el periodista desaparecido Rodolfo Walsh en el cuento "Esa mujer", que relata el diálogo entre dos militares sobre el destino de los restos de Evita.

"Algún día (pienso en momentos de ira) iré a buscarla. Ella no significa nada para mí, y sin embargo iré tras el misterio de su muerte, detrás de sus restos que se pudren lentamente en algún remoto cementerio. Si la encuentro, frescas altas olas de cólera, miedo y frustrado amor se alzarán, poderosas vengativas olas, y por un momento ya no me sentiré solo, ya no me sentiré como una arrastrada, amarga, olvidada sombra", narró Walsh.

Fuente: DPA.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó5/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|13:35
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|13:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016