Deportes

El "espíritu de Pekín" no cambia China

El icono de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, el "Nido de Pájaro" no logró albergar los grandes eventos deportivos que prometían los organizadores durante su construcción. Se puede ver el polvo que cubre toda la estructura de acero del estadio olímpico.

A 500 metros de distancia se puede ver el polvo que cubre toda la estructura de acero del estadio olímpico de Pekín, la misma suciedad amarillenta que envuelve la capital china cada primavera y que se magnifica con el tiempo.

El icono de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, el "Nido de Pájaro" no logró albergar los grandes eventos deportivos que prometían los organizadores durante su construcción.

"Creo que pensaron que valía la pena por la imagen nacional o algo así", dijo a dpa Li Can, un estudiante de la provincia de Henan, durante una visita al estadio olímpico.

"Pero gastar tanto dinero en ello... Creo que ese dinero se podría haber invertido en algo mejor, como construir escuelas", criticó Li, de 20 años, el costo total del estadio, 4.500 millones de yuanes (700 millones de dólares).

Cuando el Manchester City se enfrente al Arsenal en el "Nido de Pájaro" el 27 de julio -horas antes de que comiencen oficialmente los Juegos Olímpicos de Londres-, muchos telespectadores verán sin duda a aficionados chinos poblando las gradas del estadio.

Sin embargo, la realidad es que rara vez se celebraron en el estadio eventos de este tipo desde los Juegos de 2008.

El equipo de fútbol Guo'an, de Pekín, rechazó la posibilidad de usar el "Nido de Pájaro" para sus partidos y prefirió quedarse en su estadio, ubicado en un lugar más céntrico y accesible para los trabajadores.

El estadio olímpico albergó dos finales de la Supercopa italiana de fútbol, ciertos conciertos musicales de importancia y esquí de invierno con nieve artificial. Además, el director de cine Zhang Yimou realizó una representación de la ópera Turandot.

Los planes para construir un centro comercial y un complejo hotelero en el estadio aún permanecen en los despachos. Por ahora, el estadio se amortiza con las visitas de los turistas que pagan 50 yuanes (ocho dólares) por entrar.

Según los informes oficiales, el estadio recibió 400 millones de turistas en los dos primeros años desde la clausura de los Juegos de 2008.

El centro acuático, situado en las inmediaciones del estadio, negó los informes que aseguraban que no cubría los gastos de funcionamiento después de la apertura de un parque acuático, pero las dudas persisten en los medios estatales.

Pekín construyó o renovó más de una docena de instalaciones deportivas para los Juegos de 2008. Se aceleraron grandes proyectos de infraestructuras, se abrieron tres líneas de metro y se tomaron medidas drásticas para reducir la polución del humo del carbón y los gases provenientes de los coches.

Cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) eligió en 2001 a Pekín como la sede de los Juegos de 2008, se pensaba que iba a traer aparejadas mejoras en cuanto a derechos humanos y democracia.

Los partidarios de Pekín citaron el ejemplo de los Juegos de Seúl 1988 cuando la atención internacional evitó una ofensiva contra el movimiento democrático de Corea del Sur.

"Está claro que organizar unos Juegos Olímpicos en Pekín va a hacer mucho por la mejora de los derechos humanos y las relaciones sociales en China", señaló el presidente del COI, Jacques Rogge, en la ciudad de Seúl en 2006.

Seis años después no hubo ningún "efecto Seúl" y se perciben muy pocos cambios positivos en relación a los derechos humanos.

Li Xenhui, un residente de la capital china que solicitó el derecho a la vivienda para su familia, mostró recientemente un documento que confirmó que fue detenido por la policía durante 20 meses entre 2009 y 2010.

La madre de Li, Wu Dianyuan, y una amiga suya protestaron por la falta de vivienda durante los Juegos de Pekín. Ambas mujeres, de más de 70 años, fueron sentenciadas a un campo de trabajo. Sin embargo, el dictamen fue suspendido después de una protesta internacional.

"Esto no es sólo la tragedia de ellas sino la tragedia de todo el país", dijo a dpa Li.

Li aseguró que fue liberado en noviembre después de que fuera detenido otro año más en un campo de trabajo de Pekín.

"El aparato de seguridad -hostil a la liberalización y a la reforma legal- parece haber aumentado constantemente su poder desde los Juegos", señaló el último informe anual de la organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch.

El jefe del Partido Comunista de Pekín, Liu Qi, que encabezó el comité organizador de Pekín 2008, lidera este año la propaganda para promocionar el control social y la armonía a través del "Espíritu de Pekín".

Grandes vallas informativas a ambos lados de las carreteras instan a los 17 millones de habitantes de la capital china a mostrar su "patriotismo, innovación, inclusión y virtudes", lo que implica atenerse a las reglas del partido.

El "Espíritu de Pekín" refleja el "corazón del valor del sistema socialista", escribió Liu recientemente en el diario "Beijing Daily".

"Y el espíritu de Pekín no es más que la extensión del espíritu olímpico que fue creado por el público general".
Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 21:47
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 21:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'