Deportes

Tiger Woods, el hombre de los 100 millones de dólares

Esa es la cifra que puede alcanzar en ganancias oficiales en el PGA Tour si triunfa en Royal Lytham el domingo; además, retomaría el liderazgo mundial; es el gran candidato.

Tiger Woods es una persona en control de la situación. Sus hombros están relajados, su manera de mirar es amigable y distendida, lejos de aquellos modos cortantes y aquel espíritu atrapado por los demonios. Si hasta hace unos años su apellido se asociaba con la polémica y el engaño, hoy, a los 36, es sinónimo de éxito. Esta temporada en particular ha sido la del encarrilamiento. Las tres victorias en el Arnold Palmer Invitational, el Memorial y el AT&T National no sólo interrumpieron una sequía de tres años sin alegrías, sino que también le sirvieron para superar a Jack Nicklaus en la cantidad de triunfos totales en el PGA Tour, con 74.

Tiger llegó a Royal Lytham & St. Annes para reconfirmar este rendimiento que lo acoraza como héroe de este deporte y para atesorar un Major después de cuatro años. Pero este British Open que abrirá el juego mañana le muestra otra zanahoria a centímetros de sus narices. Además de retomar el N°1 del ranking mundial -figura N°4-, es la posibilidad de alcanzar los 100 millones de dólares en ganancias en el PGA Tour, un dato récord y escalofriante en sí mismo. Basta con hacerse la pregunta de cómo una persona podría gastarse semejante dineral en una vida. O proyectar cuántas generaciones de una familia podrían vivir con dicha fortuna sin trabajar una sola jornada.

Hoy, el astro acumula US$ 99.037.940 en ganancias oficiales sólo en el circuito norteamericano, un monto que no incluye premios en otros tours, ingresos por publicidad ni contratos vigentes de ningún tipo. Si triunfara en este trazado par 70 de 7086 yardas embolsaría 1.408.485 billetes verdes, para un total de 100.446.425. Aquí conviene hacer un alto y ubicar dicha cifra en contexto, aferrándose al análisis de varios estadígrafos del PGA Tour. Terminada la temporada 1995, el líder histórico en ganancias era Greg Norman, con un global de 9.600.000 dólares en toda su trayectoria en el PGA Tour. Tiger se convirtió en profesional en agosto de 1996 y desde entonces volteó todas las marcas que se le pusieron enfrente. En materia de dinero, este jugador que reescribió el golf rompió el registro del Gran Tiburón Blanco en cuatro años distintos (2005, 2006, 2007 y 2009), en los que promedió en cada uno los 10 millones y medio para su cuenta bancaria.

Incluso, Woods fue el primero de todos en traspasar los 2 millones de dólares por temporada: recolectó 2.066.833 en 1997, año en que arrancó la Tigermanía con el bombazo del Masters. Y para dar una idea de lo mucho que crecieron los premios del golf en este siglo, en 2009 ya hubo nada menos que 38 jugadores que treparon a los 2 millones anuales por sus logros deportivos. En esta línea, hasta dan ganas de compadecerse de un gigante como Jack Nicklaus (máximo conquistador de Majors, con 18), que en épocas pretéritas acopió un total de 5,7 millones de dólares en su largo recorrido en el PGA Tour. La comparación se vuelve todavía más ridícula si se toma en cuenta que Tiger lleva ganados 4,2 millones sólo en la mitad de este año. Ya advirtió hace un tiempo el veterano Colin Montgomerie de lo excesivas que se volvieron las recompensas en el golf.

En una mirada todavía más general -y según los cálculos de Forbes- Woods figura tercero en un listado de ingresos anuales entre deportistas de todas disciplinas, pero ahora sí considerando vínculos con sponsors, salarios y exhibiciones, además de las ganancias oficiales en las diversas giras. El acaparador de 14 títulos de Grand Slam recibe 59,4 millones por año, sólo por detrás de los boxeadores Floyd Mayweather (85 millones) y Manny Pacquiao (62). Pero Tiger -como la mayoría de los atletas de elite- es pudoroso y se incomoda al hablar de los beneficios económicos. Prefiere pensar que un triunfo aquí el domingo puede cerrar el círculo y completar su regreso como si fuese un suave aterrizaje: "Nunca me sentí ansioso ni impaciente por obtener mi 15° Major después de cuatro años. Primero que nada, atravesé un proceso para volver a estar sano. Estuve golpeado y perdí varios campeonatos importantes en el tramo de dos años porque no me divertía. Incluso no jugué cuatro Majors por estar lesionado. Entiendo que ahora estoy sano para prepararme en un torneo grande adecuadamente". Lo aseveró ayer con una sonrisa amplia y brillante, con el alma en paz. Se lo adivinó feliz. Así, paradójicamente, Tiger es mucho más peligroso.

Fuente: Canchallena.com
Opiniones (0)
22 de septiembre de 2017 | 10:50
1
ERROR
22 de septiembre de 2017 | 10:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'