Deportes

Camino a Londres 2012: una escala entre los "Nuevos territorios"

Tras pagar la deuda moral con Grecia y abrirse a China, los Juegos Olímpicos de Londres 2012 aparecen como una escala de tradición antes del salto a otro de los "nuevos territorios", Río 2016.

Londres es la primera ciudad en albergar tres veces los Juegos Olímpicos de la era moderna, una saga que se inició en 1896 en Atenas. Un récord que tiene cierta justificación histórica y emocional, porque el deporte le debe mucho a los británicos: desde la creación de unos cuantos hasta las reglas de muchos otros.

El clima no es el mejor, con ese verano tan traicionero y ausente que es marca de la zona, pero la falta de calor y el exceso de lluvias permiten que la ciudad sea extremadamente verde, que el olor a césped, materia prima básica para tantos deportes, impregne el ambiente, invite al ejercicio físico.

Así, desde el viernes 27 de julio al domingo 12 de agosto más de 200 países -la cifra exacta recién se sabrá durante los mismos Juegos- y unos 10.500 atletas competirán en 26 deportes que no sólo tendrán la capital británica como escenario.

El fútbol se repartirá por Manchester, Newcastle, Cardiff y Coventry antes de las finales en un escenario imponente como es el nuevo estadio de Wembley.

Los remeros competirán en el elitista colegio de Eton, en las afueras de Londres, el ciclismo en ruta se disputará en el condado de Surrey y la vela se desplegará en la costa de Dorset.

Unos Juegos a cuya cabeza hay una leyenda del deporte y del olimpismo, el ex atleta Sebastian Coe, dueño de dos oros en los 1.500 y dos medallas plateadas en los 800.

"Soy londinense, un londinense orgulloso. Quiero que Londres se muestre como la ciudad extraordinaria que es, creativa, diversa, multicultural", dijo durante una entrevista con la agencia dpa. "Pero si me piden una sola cosa: no quiero decepcionar a los atletas".

Los "atletas" llegarán a Londres desde todos los rincones del planeta. Rincones modestos como el de una Mongolia enfebrecida con el olimpismo desde que en 2008 ganó su primer oro o una Jamaica dueña de la velocidad con Usain Bolt y Yohan Blake. Y rincones poderosos como un Estados Unidos orgulloso de contar con nadadores como Michael Phelps y Ryan Lochte, o, por supuesto, un equipo británico convencido de que hará la mejor campaña olímpica de su historia.

Durante 17 días el mundo pondrá sus ojos en Londres y el debate sobre el olimpismo renacerá. ¿Más rápido, más alto, más fuerte? ¿Hasta dónde llegó el deporte, qué son hoy los Juegos?

Hace mucho que los Juegos Olímpicos no son "sólo" deporte. Pierre de Coubertin los rescató de la antigua Grecia en Atenas 1896 para que el ser humano se sublimara por medio de la actividad física, Adolf Hitler los aprovechó en Berlín 1936 para difundir las supuestas virtudes del "hombre ario" y el "septiembre negro" de Múnich 1972 los ligó para siempre a la reivindicación política para teñirlos de sangre.

"El asunto es que los Juegos Olímpicos no pueden cambiar el mundo", dijo recientemente a dpa el presidente del COI, Jacques Rogge.

"Hay que ser conscientes de eso. El COI no puede resolver todos los problemas del mundo, puede contribuir", añadió.

Los Juegos Olímpicos reflejan, al fin y al cabo, las virtudes y defectos del mundo, tal como es. Todas sus contradicciones. Hay tanta diversidad como en la Asamblea General de las Naciones Unidas, aunque el espectáculo es bastante más atractivo.

Por eso en esta edición muchos escrutarán con especial interés a Arabia Saudí, un país que llegó a las puertas de Londres 2012 como el último que niega a las mujeres la posibilidad de ser olímpicas.

Por eso representaciones como las de Libia, Siria, Somalia o Palestina reflejarán muy bien lo que es vivir en guerra, por eso hasta último momento Sudán del Sur, flamante estado, no sabrá si uno de los suyos estará en Londres.

Por eso Japón, con varios de sus deportistas compitiendo aún bajo el trauma del desvastador terremoto y tsunami de marzo de 2011, presentará al deportista más viejo de los Juegos. Hiroshi Hoketsu, de 71 años, estuvo en Tokio 64 y Pekín 2008, y como jinete de doma competirá en Londres 2012. En sus días en los Juegos se cruzará con adolescentes y jóvenes que podrían ser sus nietos, pero también sus rivales.

Tras el paréntesis de "tecnodoping" en Pekín, la natación volverá a poner en el centro de la atención al deportista, en vez de al traje que viste. Eso, pese a las enormes distancias, acercará algo a los "extraterrestres" del Primer Mundo con "terrícolas" que en los Juegos anteriores se las arreglaban como podían, porque no tenían dinero para ese equipamiento "high-tech".

Más de 6.000 controles antidoping reflejarán en números esa extraña carrera que el deporte sabe que no puede ganar, pero tampoco abandonar.

Y a medida que se acerque el 12 de agosto, una región emergente se irá inflando de orgullo, porque en esa noche en el Estadio Olímpico Londres le entregará el testigo a Río de Janeiro. De la vieja y tradicional Europa a la joven y vibrante Sudamérica, otro "nuevo territorio" para que el olimpismo, con sus luces y sus sombras, siga vivo.
Opiniones (0)
21 de septiembre de 2017 | 06:47
1
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 06:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'