Deportes

Las claves del éxito de Brasil en el mercado del fútbol

En pocos años, el gigante sudamericano pasó de ser un exportador de talento futbolero al gran destino de las figuras latinoamericanas. Incluso, ahora pelea contrataciones de estrellas de Europa. Forlán, Seedorf, Neymar y Ronaldinho adornan una liga cada día más atractiva.

Mientras el mercado europeo está casi congelado a causa de la crisis económica que azota al Viejo Continente, Argentina sólo exporta jugadores y algunos países petroleros tratan de crear una cultura futbolística que no tienen, Brasil se está transformando en la gran plaza del planeta fútbol.

Gracias a un fino trabajo de marketing, a inversiones privadas en los clubes y a miles de millones de dólares que aporta la televisión, todo esto asentado en las bases del boom económico brasileño, el gigante sudamericano se da el lujo de mantener a sus nuevas estrellas en sus ligas, de repatriar a viejas glorias y ahora de sumar jugadores de primer nivel mundial como Seedorf o Forlán, por ejemplo.

Según un informe de Canchallena, Neymar, astro del Santos, cobra 1,5 millones de dólares por mes. Deco recibe 375 mil dólares en el Fluminense, D’Alessandro está en 225 mil dólares en el Internacional y Juninho Pernambucano, figura del Vasco Da Gama, cobra 25 mil dólares por partido.

Seedorf es la nueva estrella del Botafogo.

A esto hay que sumarle las últimas dos grandes contrataciones que hizo el fútbol brasileño. Botafogo se hizo de los servicios del holandés Clarence Seedorf, quien dejó el Milan de Italia para ganar 400 mil dólares por mes. El uruguayo Diego Forlán, en tanto, recayó en el Inter por un contrato de 205 mil dólares al mes hasta el 2015.

Para que esta ecuación funcione, el modelo se apoya en dos ejes fundamentales: el marketing y la televisión. El aporte de inversores privados auspiciando camisetas y estadios complementa el respaldo financiero necesario para las contrataciones.

Otro aspecto innovador del modelo brasileño es la inclusión en los contratos de los derechos de imagen de los jugadores, asegurándole al club un porcentaje de los ingresos a la institución cada vez que el jugador pose con la camiseta. Este complejo entramado publicitario y de marketing aporta grandes cantidades de dinero.



Pero la clave, como en todas las ligas exitosas del mundo son los ingresos por derecho de transmisión de los partidos. La red Globo aporta 500 millones de dólares por año a los clubes (En Argentina se pagan poco más de 180).

El fútbol brasileño ya es el sexto torneo en movimiento económico, si las proyecciones continúan en el camino en que se encuentran esa posición puede variar antes del Mundial 2014, convirtiendo al brasileño en el quinto torneo más “caro” del mundo.

Fuentes: Canchallena, Diario Estado, red O Globo, Wikipedia.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|23:20
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|23:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016