Deportes

Murray hace historia y llega a la final de Wimbledon

Venció a Tsonga (6-3, 6-4, 3-6, 7-5 y será el primer británico en la final de Wimbledon desde Buny Austin en 1938.

Hacía 74 años que un británico (Bunny Austin) no llegaba a la final de Wimbledon y hace aún 76 desde que el último “héroe local” (Fred Perry) se llevó el trofeo a casa. Andy Murray acaba de romper el primer maleficio y afila ahora la raqueta para su cita histórica con Roger Federer el próximo domingo.

Con Ivan Lendl en el banquillo, siguiendo al dedillo su consejo (“Relaja los hombros para imprimir más efectividad al servicio”), Murray ha respondido al francés Tsonga con sus mismas armas y se ha impuesto en semifinales en cuatro sufridos sets (6-3, 6-4, 3-6, 7-5) y en un partido que dominó con autoridad hasta la mitad, pero que pudo habérsele escapado de las manos.

La lucha agónica que mantuvo con David Ferrer, con quien empezó a entrar en juego al cabo de dos horas, se la dejó esta vez Murray para la recta final, en un emocionantísimo cuarto set, peleado por Tsonga en la red como si le fuera la vida en ello.

Pero el escocés prometió no defraudar a su público y soportó de principio a fin la presión, con un perdonable bajón de juego en el tercer set, por aquello de darle más emoción, y con un disputadísimo pulso final que revistió su victoria de tintes épicos, a los gritos de “You can do it!” entre el respetable.

Murray supo contener de entrada el saque huracanado de Tsonga, por encima de los 180 kilómetros por hora. El francés arrancó desentonado y dio más facilidades de lo habitual, con una veintena larga de errores no forzados en los dos primero sets, que se descantaron del lado del escocés en poco más de una hora.

Lo que se barruntaba como un partido corto y sin demasiada historia acabó sin embargo prolongándose más de la cuenta, tras las decisión del francés de imprimir más agresividad a su juego y subir a remachar a la red. Con sorprendente facilidad, Tsonga se marchó 3-0 en el tercer set, y Murray optó por asistir pasivamente al desgaste físico de su rival, que se decidió a moverse con un ímpetu que varias veces le llevó a rodar por los suelos.

Tsonga se impuso pues en la tercera tanda y aún tuvo fuerzas sobradas para plantarle cara en el cuarto set a un Murray que acabó también mordiendo la hierba y el polvo. El escocés pudo marcharse holgadamente tras romperle pronto el saque a su rival y ponerse con un 3-1, pero Tsonga decidió dejarse la piel y propiciar algunos de los puntos más memorables de los que hemos visto hasta la fechan en Wimbledon.

Con 4-4 en el marcador, el francés dispuso de dos bolas de “break” que pudieron darle la ventaja decisiva en el cuarto set. Pero Murray exhibió el aplomo que distingue a los campeones, afiló de nuevo el saque y logró contener desde el fondo de la pista las subidas apremiantes del francés. Como si no acabara de creerse su gesta, Murray miró repetidamente hacia los postreros rayos de sol y dedicó en silencio su victoria a Fred Perry. ¡Va por él!
Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 19:47
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 19:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'