Deportes

En España, Marcelo Bielsa se autodenunció por maltrato

"Me produjo indignación que no se reconocieran los errores y comencé a decir cosas ofensivas. Luego lo tomé del cuerpo y lo saqué a la fuerza del lugar" narró el Loco que se autodenunció y se hizo cargo del error.

El técnico del Athletic, Marcelo Bielsa, ha explicado en un monólogo de más de 20 minutos su enfado por las obras en Lezama y ha reconocido que agredió al responsable de obra: "Me autodenuncio. Me hago responsable de todo lo que pasó, pero fue una estafa, un robo y un engaño".

Todo llegó por culpa de una mala planificación de las obras de Lezama: "Esto me desprestigia mucho como entrenador. Yo no tuve vacaciones. Tras el 25 estuve una semana por el contrato y luego durante tres semanas estuve en mi casa para el desarrollo de este programa. Soy el responsable del estado en el que estamos trabajando".

"Estuve reunido 30 horas para solucionar esto. Cuando llegué aquí el domingo sólo revisé un aspecto de las obras. Se hizo mal sabiendo que se estaba haciendo mal. Me indigné y me afectó porque tengo que asumir ante los jugadores las condiciones de trabajo de un plantel que vale 300 millones de euros", añadió Bielsa.

"Esto es como una estafa o un robo". Bielsa reconoció que tuvo sus más y sus menos con el encargado de obra en el vestuario: "Dijo que yo le golpeé, pero no puso ninguna denuncia presionado por la empresa o el Athletic".

Marcelo Biela textual

 "He dicho mentiras miles de veces, pero en esta conversación no he dicho nada que no sea cierto".

Del periodismo

 "Tengo muy mal concepto del periodismo y de los periodistas en general. Pero tengo peor concepto de los entrenadores, para que te quedes tranquilo, empezando por mí mismo".

Del equipo de trabajo

"Les dije: "Quiero terminar el primer año trabajo con la misma gente con la que empecé, y quiero empezar el segundo año de trabajo con la misma gente". Les dije que no iba a tolerar que se tocara mi equipo de trabajo. Y yo se lo dije al doctor Leque: "Usted sabe lo que pienso en lo ético, en lo personal y en lo profesional". Antes me voy yo que uno de mi grupo de trabajo".

 "Yo nunca, nunca, nunca he evaluado a los componentes que trabajan en común conmigo a una manera distinta a como los evaluaron a las autoridades del club. El relato de los hechos es el mismo que creen las autoridades del club".

 "Me hice las preguntas: ¿Todavía no maduramos? ¿Llegamos a un nivel que está por encima de mis posibilidades? Yo elegí que todavía no maduramos, así que diseñé un proyecto para eso. Mi primer diagnóstico fue mejorar las condiciones de trabajo. Dije: "Vamos a parecernos a los grandes". Armé un proyecto para, entre otras cosas, mejorar eso. Son los pequeños matices con los que uno va constituyendo".

Las finales perdidas

 "Cuando terminaron las dos finales sentí una profunda vergüenza, porque me sentí responsable. Quién va a ser el responsable de que un equipo no tenga las respuestas sino el que conduce. Me hago responsable en su totalidad, como en este caso. Pero no son futbolistas, son empresas, y mi indignación es diferente".

La autoinculpanción

"Como no quiero que sufra, me autoinculpé y aquí está la denuncia. Lo único que tiene que hacer es llevar adelante el reconocimiento de sus derechos. Opino lo peor de esa persona, porque engañó al club. Como lo evidente no lo aceptó, no estoy dirimiendo puntos de vista, sino hechos. Eso me provocó, vosotros utilizáis la palabra perder los papeles".

"Ël tiene a disposición una denuncia donde yo me hago responsable, me autodenuncio. Lo dejé en el estudio de arquitectura, no lo pude hacer formalmente porque el club no me quiso dar los nombres de los dueños de la empresa. Gracias a Dios luego pude encontrar al responsable de todo esto y le pude decir lo mismo que al empleado".

"Me produjo indignación que no se reconociera y comencé a decir cosas ofensivas. Luego lo tomé del cuerpo y lo saqué a la fuerza del lugar. Yo a este señor no l respeto porque él hizo mal su trabajo y él sabe que su trabajo estaba mal hecho. Cuando salió del lugar donde lo ex`pulsé dijo que lo había golpeado. No hizo ninguna denuncia policial, creo que presionado por su empresa o por el Athletic, quería evitar lo que yo estoy denunciando. Tiene derecho a reclamar el trato que yo le dí. Siempre se juzga cuando uno se comporta como un salvaje pero nunca se juzga cuando uno provoca esa respuesta desproporcionada".

Las instalaciones

 "Al respecto de los campos quiero decir otra cosa. El Athletic tiene jugadores como por ejemplo Javi Martínez. Un día en ese campo apoyó el pie, el pie quedó fijo en el barro y él giró. Exactamente loq ue genera la lesión más temida por los futbolistas. A partir de este momento empecé a gestionar, tú no puedes tener un plantel de 300 millones de euros y no tener un campo acorde a esos jugadores".

"No hicieron lo que se comprometieron a hacer. Voy midiendo a través de los medios de comunicación las reperscusiones que se generan. Todas las cosas con las que se está interpretando esto surge de los que lo hicieron mal o de los que no controlaron que se hiciera bien".

"Los cambios que se produjeron de mis intervenciones, ninguna decisión fue mía en cuanto a cambios. Yo le dije que creía que se podía hacer de este modo, le dije que lo discutiéramos. Nunca se hizo nada hasta que el arquitecto o el constructor dijo: "Usted tiene razón"".

"Cuando diseñé el proyecto que me interesaba desarrollar en el Athletic, consideré que acababámos de terminar una temporada de casi 70partidos. Soy una persona que por mi intervención en relación al equipo, termino necesitándolo, tengo una vinculación muy invasiva, y considero como un exceso de mi parte pero que también me constituye como entrenador. Quise desarrollar un programa que oxigenara esa relación que estebleció durante un año con este tipo de jugadores ponderando mis exigencias".

"Una de las cosas que quise acentuar es la calidad del servicio que recibe el jugador para el desarrollo de sus actividades profesionales. Siempre llevo conmigo una foto de unos chicos africanos que están jugando en una mesa hecha de barro, donde la bola está hecha y donde los palos son varillas afinadas. Eso lo tengo porque cada vez que me toca dar una charla los que escuchan inmediatamente me dicen: los planes que usted propone no los puedo desarrollar por ausencia de recursos. Inmediatamente saco la foto. Considero que todo se puede hacer proporcionadamente". 

"Cómo podíamos mejorar las instalaciones. Lo que estamos haciendo ahora, empezar la pretemporada en Lezama en estas condiciones me desprestigia mucho como entrenador, porque yo soy el responsable de que las condiciones de trabajo sean las que son. Yo tomé todas las previsiones para que lo que está sucediendo no sucedira, pero eso no me exime de responsabilidad. Yo planifiqué confiando y la proporción de la planificación fue la que correspondía con la confianza en las herramientas que el club me daba".

"Había términos de entrega, uno de los términos de entrega era el 2 de julio. Me fui sabiendo que el 2 de julio un segmento iba a ser entregado. A la mitad del tiempo me anunciaron que ese segmento iban a cumplir solo con el 50 por ciento. Esto dentro de un contrato con penalidades, etcétera. Yo estaba condicionando una pretemporada muy importante. Tomé todas las medidas del caso. Digo 30 horas porque no quiero excederme, pero fueron más".

"Cuando yo llegué aquí, que vine el domingo, vine a ver las obras y solo revisé un segmento, el 15 por ciento. Tengo las fotos de todos los errores con que se hizo este trabajo. Este trabajó no es que no se terminó, se hizo mal sabiendo que se estaba haciendo mal. Se hizo en la mitad del cien por cien que se comprometieron a hacer, no de la totalidad del trabajo. Cuando yo llegué entendí, el lunes me produjo indignación porque este es un trabajo profesional hecho por empresas de renombre que reciben recompensas proporcionadas al prestigio que tienen, que estaban hechas de manera incompleta y mal".

"Me afectó porque tengo que asumir ante los jugadores el trabajo en estas condiciones. Y los medios se encargar de decir lo improvisado que soy, con justicia. Entonces pedí hablar con el jefe de obra. Quiero decirlo con precisión. Le dije: ''Mire, este trabajo está mal hecho y usted lo sabe" "Falta terminarlo" "No, no falta terminarlo, se hizo mal, y usted tiene una responsabilidad".

Los reclamos

"Toda esa pelea, que salgo yo peleándome con los jardineros, etcétera, etcétera, las tengo porque el club paga por serviciones que no recibe. Cuando un jugador está un mes sin poder... Yo reclamo por eso".

 "Que un jugador de fútbol al que le voy a pedir todo pueda decir que yo actúo de forma improvisada, eso no lo puedo permitir".

Opiniones (1)
11 de diciembre de 2017 | 05:29
2
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 05:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es un tipo especial , de los que quisiéramos ser discípulos y a quien debiéramos emular. Todo es cuestión de atreverse . no ? Un espejo en el que debieran verse muchos dirigentes , tanto políticos como de otras ramas de la población . Ojala el ejemplo cunda y tambien se me pegue algo a mí !!
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California