Cuidado: las etimologías no se inventan

La especialista Nené Ramallo señala que no se deben forzar las etimologías para hacerles decir a las palabras algo falso a fin de justificar una teoría o para apoyar una afirmación que no es correcta.

El conocimiento de la etimología de un vocablo es valioso por muchos factores: en primer lugar, puede ayudar para la ortografía pues nos explica y justifica por qué un término se escribe de determinado modo y no de otro; en segundo lugar, porque toda palabra fue engendrada en un determinado contexto y, luego, a lo largo de su historia, se fue cargando de acepciones en la medida en que esas circunstancias histórico-culturales fueron cambiando. Muchas veces, nos es útil a los docentes para clarificar una explicación o para entender por qué escribimos un término de una manera y no de otra.

Sin embargo, no se deben forzar las etimologías para hacerles decir a las palabras algo falso a fin de justificar una teoría o para apoyar una afirmación que no es correcta. Días atrás, escuchaba en un programa radial unas declaraciones acerca de las consecuencias que conllevan las adicciones; el disertante, para justificar sus afirmaciones, decía que la persona que padece una adicción no puede expresar con palabras un problema y, por ello, lo esconde o disimula haciéndose adicto a algo. La etimología falsa de ‘adicción’ es la que le hace decir al término “sin” (interpretando esa “a-“ como un prefijo negativo) y “dicción”, como vocablo relacionado con el verbo ‘decir’. Así, pues, la etimología falsa, equivocada y forzada es, al servicio de la teoría de muchos, que “adicción”  equivale a “sin palabras”. La verdadera etimología latina del término ‘adicción’ es del latín ‘addictio’, derivado del verbo ‘addicere’.

Este verbo latino llevaba en su inicio el prefijo y preposición AD que le confería al término el valor de “a, hacia”; por lo tanto, significaba “dedicarse a, entregarse a”. Por consiguiente, “adicción” es la entrega al consumo de una sustancia o a la práctica de una actividad”; conserva esa herencia etimológica y, por ello, se construye, por lo general, con la preposición A: “Su adicción a la droga será difícil de corregir” y “Brindan ayuda a quienes desean eliminar su adicción al cigarrillo”. Sucede lo mismo con el adjetivo ‘adicto/adicta’: “El paciente bulímico
es un adicto a la comida”.

Muy semejante es, en la pronunciación, el término “adición”; su etimología es también latina, “additio”, que significaba “acción de añadir”; en español, conservó ese significado: “La diferencia es la adición del color claro en el centro”. También significa, asociado a la idea de añadidura, “suma” y, en nuestro país, “cuenta que se abona por lo consumido en un restaurante o establecimiento similar”.

El consejo es, pues, no inventar ni forzar etimologías; buscar en diccionarios especializados el verdadero origen o, en su defecto, consultar a quienes pueden asesorarnos con verdadero conocimiento del origen y evolución de los términos.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|07:58
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|07:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes