Deportes

River estuvo varado, pero finalmente pudo viajar

Al equipo de Núñez su paso por tierra azteca sólo le trajo dolor de cabeza, porque tuvo problemas con la visa de Falcao en el arribo, luego se lesionó Ortega, perdió con América y el avión que lo lleva de regreso salió con retraso porque tuvo un desperfecto.

Seguramente cuando se haga el balance del viaje a México todos se acordarán de la derrota 4-3, pero no fue la única mala noticia para River en su paso por México, pese a que tanto los jugadores como el cuerpo técnico se mostraron tranquilos luego de todo lo sucedido.

Es que primero surgió el problema con la visa del colombiano Radamel Falcao, que estuvo demorado en el aeropuerto del Distrito Federal varias horas, en una situación poco agradable.

Luego, pocas horas antes del partido, el entrenador de River, Diego Simeone, recibió la noticia de que Ariel Ortega, a causa de una contractura, se quedó fuera del banco hasta del banco de suplentes y ahora le harán estudios al “Burrito” para confirmar el grado de su lesión.

Si bien cuando le pasa algo a Ortega se preocupan todos, sin duda que lo más doloroso fue la derrota ante América, porque más allá del 4-3 en favor de los mexicanos, el partido River parecía tenerlo dominado, hasta que en un abrir y cerrar de ojos se le escapó de las manos.

Y para completar la complicada estadía en México, el avión que los trasladó hacia Buenos Aires sufrió desperfectos técnicos, despegando del Distrito Federal con varias horas de retraso, en una situación que preocupó a todos, al punto hasta que se analizó pedir las postergación del partido ante Lanús.

A pesar de todo esto, los integrantes del plantel de River tomaron con tranquilidad la derrota sufrida ante el América de México, debido a que saben que igualando con Universidad San Martín, de Perú, en el estadio Monumental, se clasificarán a los octavos de final de la Copa Libertadores.

"Me voy conforme con el trabajo de los jugadores. Vinimos a un estadio difícil y estuvimos muy cerca de lograr el resultado que necesitábamos, pero no se nos pudo dar", explicó Diego Simeone.

Más allá de la derrota, lo más le dolió al cuerpo técnico es que si hubieran conseguido los tres puntos en el último partido del grupo ante Universidad San Martín, de Perú, hubiera incluido una formación totalmente alternativo porque de ese modo ya se aseguraban el primer puesto de su zona.

Ahora, el próximo 17 de abril, cuando River reciba a los peruanos en el estadio Monumental los dirigidos por Simeone estarán obligados a sumar al menos un punto, porque con eso le alcanzará para clasificarse a los octavos de final de la Copa Libertadores.

“Todavía la clasificación es posible, no hay que subestimar a nadie, pero confiamos en que vamos a poder avanzar de fase”, fue la frase más escuchada entre los jugadores de River, antes de emprender el regreso hacia Argentina.

Más allá de los dichos públicos, en el cuerpo técnico deben estar preocupados porque en menos de diez minutos les marcaron tres goles, todos de cabeza.

Además, pese a que Simeone destaca la actitud de sus dirigidos, seguramente revisará las causas que llevaron al equipo a refugiarse demasiado cerca de su arquero, cuando el América no insinuaba peligro.

A partir de este viernes River se pondrá a pensar en el partido del domingo ante Lanús, con la tranquilidad de que después de este choque tendrán una semana completa para trabajar y recuperar a los lesionados, que tanto extrañó Simeone en tierras mexicanas.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|15:19
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|15:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes