Hombres: 1 de cada 10 padece cáncer de próstata

El cáncer de próstata en la actualidad, es el más frecuente y la segunda causa de muerte en los varones, sin embargo la historia sería otra si se detectara a tiempo. En este caso el desconocimiento, los temores y prejuicios resultan aliados de la enfermedad. Por ello nada mejor que poner el tema en el tapete e informar a nuestros lectores. Esta nota, también en la edición n°88 de Revista Club House.

El Dr. Joaquín Silva, Urólogo, especialista en biopsia prostática y Director Médico de Uroclínica señala que “1 de cada 10 hombres en Argentina está afectado por cáncer de próstata. La enfermedad que se desarrolla con mayor frecuencia luego de los 50 años en muchos ocasiones no presenta síntomas, por esta razón más del 70% de los diagnósticos se determinan cuando el paciente ya tiene metástasis en huesos o ganglios linfáticos”. Otros pacientes, explica Silva, presentan dolor, micción dificultosa –complicaciones para orinar- y/o disfunción eréctil y es allí cuando consultan con el urólogo.

Los datos anteriores no pretenden alarmar sino concientizar porque un simple análisis de sangre para determinar los niveles del antígeno prostático (llamado PSA -Prostate-Specific Antigen) junto con la evaluación de antecedentes familiares dan indicios que permiten trabajar sobre las posibilidades que el paciente desarrolle la patología. Por ello la recomendación es que todos los varones mayores de 50 años, o de 45 si presentan factores de riesgo, se hagan periódicamente ese análisis.


Dr. Joaquín Silva,
Director de Uroclínica
Aquí hacemos hincapié en la edad porque el 75 % de los casos detectados corresponde a hombres mayores de 65 años, pero también y fundamentalmente hay que prestar atención a los antecedentes familiares. Si hay padres o hermanos que hayan padecido la enfermedad o hay casos de cáncer de mama en las mujeres, el riesgo de desarrollar la patología se duplica. La obesidad –masa corporal mayor de 29- y los hábitos nutricionales también son factores que los especialistas tienen en cuenta en el diagnóstico.

“Una vez que comienzan los estudios y se advierte la posibilidad de la aparición tumoral se trabaja con cambios nutricionales, se administran fórmulas magistrales que contemplan licopeno, vitamina E y D, Selenio, entre otros; se recomienda al paciente incrementar la actividad física, disminuir de peso si fuera necesario; tomar sol en horas adecuadas y se realiza un tratamiento de quimioprofilaxis a través de medicamentos como Dutasteride o Finasteride que modifican la concentración de testosterona intracelular” explica el Dr. Joaquín Silva.

Como señalamos anteriormente la información es clave, tanto como vencer los temores y prejuicios. Muchos hombres avaden concurrir al urólogo por temor a un diagnóstico de cáncer positivo, sin embargo cabe destacar que cuanto antes se diagnostique la enfermedad o la posibilidad de su manifestación, mayores serán las alternativas de un tratamiento exitoso para llevar una vida normal. Otros, consideran que el examen físico llamado tacto rectal, o la biopsia prostática, son vergonzosos. El Dr. Silva brinda tranquilidad al señalar que “no son estudios traumáticos, ni dolorosos, en Uroclínica lo realizamos con anestesia para no causar ningún pesar al paciente” y agrega que la relevancia de estos estudios es vital, por eso cuando el médico lo solicita no deben dejar de hacérselos.

En síntesis debemos resaltar que este es un cáncer en el que pueden tomarse medidas para prevenir algunos de los factores de riesgo de padecer la enfermedad. La detección temprana contribuye con la calidad de vida del paciente, la época en la que se diagnostica y el tamaño tumoral son decisivos en el tratamiento, por eso los varones deben controlarse periódicamente. “Con la prevención podemos disminuir la aparición y si el tumor se desarrolla, posiblemente sea menos agresivo por tanto la calidad de vida de la persona será mayor” asegura Silva.

Factores de riesgo


Edad. La incidencia de este cáncer aumenta después de los 50 años.

Dieta. Un alto ingreso calórico especialmente grasas de origen animal y/u obesidad duplica el riesgo. El tumor se diagnostica en estadio más avanzado y es más agresivo.

Historia familiar. Tener un padre o un hermano con cáncer de próstata o familiares mujeres con cáncer ginecomamario, incrementa el riesgo.

Trabajo. Trabajadores expuestos al cadmio, que operan con soldaduras y baterías serían más proclives a desarrollar la patología.

Tabaco. Fumar aumenta la producción de hormonas masculinas que estimulan el crecimiento celular y, por lo tanto, el crecimiento de los tumores prostáticos.


Uroclínica, soluciones urológicas de vanguardia. Contamos con la más alta tecnología del mundo, única en Mendoza, para el tratamiento de afecciones de la próstata. Realice su consulta. Recibimos Obras Sociales. Paso de los Andes 45, Ciudad. 4280921 - 4274216. www.uroclinica.com.ar

Opiniones (0)
22 de Julio de 2017|20:20
1
ERROR
22 de Julio de 2017|20:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes