Deportes

River, y una derrota increíble en México

A pesar de terminar con ventaja el primer tiempo, y de demostrar una clara superioridad futbolística, América de México logró dar vuelta el resultado y el trámite del encuentro.

América de México, en un partido cambiante y emocionante, le ganó 4-3 a River Plate, en su anteúltimo encuentro por el grupo 5 de la Copa Libertadores.

Los goles del equipo mexicano los señalaron Rodrigo Iñigo, Enrique Esqueda, Diego Cervantes, quien también hizo uno en contra, y Salvador Cabañas, mientras que los de River los marcaron Rodrigo Archubi y Sebastián Abreu.

El partido se jugó en el mítico estadio Azteca, ante unas 50 mil personas, con un regular arbitraje del uruguayo Roberto Silvera.

River tenía servido en bandeja el partido, pero en el segundo tiempo el América revirtió la historia, obligando ahora los argentinos a sumar aunque sea un punto ante Universidad de San Martín, de Perú, para avanzar a los octavos de final del certamen continental.

Se sabe que en el fútbol cuando un equipo que viene bien y enfrenta a uno que está mal lo más conveniente es buscar golpearlo de entrada, como para que no tenga chances de recuperarse. Y con esa consigna salió a jugar River en el mítico estadio Azteca ante el alicaído América de México, el equipo más grande su  país, pero que está pasando por un muy mal momento.

Al minuto de juego el uruguayo Sebastián Abreu fue el primero en intentar probar, rematando ingresando al área por la izquierda del ataque "millonario" pero su disparo salió muy débil, sin  problemas para el arquero Guillermo Ochoa. A la jugada siguiente el que intentó sorprender -y lo hizo- fue Leonardo Ponzio, quien casi desde la mitad de cancha vio a Ochoa adelantado y decidió patear al arco, haciendo estrellar la pelota en el travesaño, cuando todos se preparaban para aplaudir lo que hubiera sido un verdadero "golazo".

No habían pasado cuatro minutos y los argentinos ya habían rematado dos veces al arco. Tan sólo 60 segundos después llegaría la apertura del marcador: centro al área, cabezazo de Cristian Nasuti que el arquero no puede retener y en el rebote Archubi envió la pelota al fondo de la red para marcar el primer gol del partido.

A partir del trabajo de recuperación de pelota de Leonardo Ponzio, quien cada día se afianza más y pide a gritos la titularidad, y la presión de todos, los dirigidos por Simeone no le daban ninguna chance de progresar en el campo a los mexicanos y sin hacer demasiado River se mostraba más cerca del segundo que los locales del empate.

Recién a los 21 minutos del primer tiempo el América pateó al arco, con un remate de Federico Higuaín, que pasó a unos dos metros del palo izquierdo de Juan Pablo Carrizo, luego de una buena jugada colectiva.

Con el correr de los minutos River se fue retrasando en el campo, sobre todo los cuatro del fondo, quienes quedaron muy lejos de los volantes y muy cerca de Carrizo, provocando el adelantamiento casi sin querer del América, que a los 29 minutos tuvo una buena chance con un remate de Juan Mosqueda que pegó en el palo.

Pero lo que se presumía en una reacción del América se quedó en una presunción, porque los minutos del primer tiempo siguieron corriendo y no pasó más nada, porque los locales no tuvieron ideas y porque River comenzó a regular, sin preocuparse tanto por atacar, algo que provocó que inexorablemente la etapa inicial finalizara con la mínima diferencia en favor de los argentinos.

En el comienzo del segundo tiempo River otra vez salió con actitud y con intenciones de liquidar la historia, al punto que antes de cumplirse dos minutos tuvo dos claras, una en un remate de Archubi que envió el arquero al corner y de ese tiro de esquina Nicolás Sánchez pegó un cabezazo en el palo derecho de Ochoa.

Pero a partir de eso todo cambió. River se desarmó y llegó la catarata de goles. América dio vuelta la historia en dos minutos con dos cabezazos, uno de Iñigo y otro de Mosqueda.

Enseguida llegó el empate de River, con un tanto en contra de Cervantes, quien en su intento por rechazar un centro de Abelairas mandó la pelota al fondo de la red, pero a la jugada siguiente tuvo desquite y también de cabeza estableció el 3-2. Todo en un abrir y cerrar de ojos, como el empate de Abreu para el 3-3.

A esa altura ninguno de los dos técnicos, ni los espectadores podían creer lo que estaban viendo, porque cada vez que llegaban al arco convertían, por eso no extrañó que Salvador Cabañas, quien reemplazó a un inexpresivo Higuaín, marcara el cuatro gol para el delirio de los hinchas del América.

El partido continuó con situaciones de gol para los dos. Pudo ampliar la diferencia el América, también estuvo cerca de igualar River, pero no pudo y por eso terminó perdiendo un partido en México, que en un momento pareció tenerlo ganado.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (3)
4 de Diciembre de 2016|21:41
4
ERROR
4 de Diciembre de 2016|21:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La verdad no puedo creer que solo alaben a river cuando no jugo como dicen en su nota probablemente en el primer tiempo un poco pero no le dan credito al America que jugo mucho mejor en el segundo lapso y pudo haber metido 5 si no hubieran fallado . Los goles de river fueron fallas de la defensa del America y no es de este partido sino de muchos atras.Asi que no quieran cubrir de oro lo que no hizo su equipo de gallinero.AMERICA Y YA
    3
  2. Cuando vas a llegar a ser como papá ¿? Bueno en una de esas quedan eliminados por los peruanos y se termina el sufrimiento.-
    2
  3. Jugaron con un equipo institucionalmente y futbolísticamente devastado, último en su país. En definitiva Riverguenza, la copa no es para vos, si no clasificas en ese flojo grupo que te ha tocado.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016