Nuestras islas Malvinas vista desde las otras islas

El 2 de abril visto desde Gran Bretaña en el relato de Mariano Sosa, un mendocino que vive allí. "En lo que todos coinciden es que, dejando de lado a quienes tomaron parte directa en el conflicto, las islas no representan un tema importante para la población británica" dice a MDZ.

Hace ya más de 25 años los intereses de dos gobiernos, uno militar y uno democrático, en recuperar la unión y el apoyo de sus respectivos pueblos los llevaron a enfrentarse de la peor manera para consolidar sus respectivos estatus de poder. Ese hecho no solo trajo enormes consecuencias como la pérdida de vidas humanas para ambos lados, sino que redefinió el valor e importancia del territorio en disputa para sus pueblos.

Para los argentinos la importancia de recuperar las Malvinas reside en algo que va mucho más allá de una soberanía o un problema político y tiene además el peso de una necesidad interna de reivindicación y justicia. En Inglaterra, para el común de gente, la permanencia en las islas parece tener  connotaciones muy distintas; el conflicto se percibe como algo lejano y no tan relevante como  los resientes dilemas de ese país a nivel internacional.

 Entre los pocos detalles que la gente reconoce y recuerda del tema esta por ejemplo que el triunfo  en el campo de batalla restituyo el, en ese entonces deteriorado, orgullo de ser británicos. El nombre de Margaret Tatcher aparece de manera casi unánime en las opiniones y se la ve como la gran estratega y mayor beneficiaria del caso. Predomina también la opinión de que la incursión Argentina en las islas fue por demás favorable para la 'Dama de Hierro' quien no solo tuvo la oportunidad de desviar la atención de sus dificultades internas hacia otras latitudes, si no que además le dio a su país una razón para unirse, tomándola a ella como líder.

"La junta militar Argentina invadió las Islas en 1982 para distraer la atención de los problemas económicos y políticos apelando al nacionalismo. Esa invasión le dio la misma oportunidad al entonces gobierno del Reino Unido que contaba con muy baja popularidad, producto de las reformas económicas de MargaretTatcher"  afirma Jack, una de las tantas personas a las que tuve oportunidad de consultar de consultar sobre el tema.
                                                                                                                                                                                                               Otros mencionan también que la reacción británica fue una respuesta adecuada a una "agresión" Argentina y que además una acción distinta hubiera tenido consecuencias riesgosas  para la estabilidad de la Commonwealth.

En lo que todos coinciden es que, dejando de lado a quienes tomaron parte directa en el conflicto, las islas no representan  un tema importante para la población británica. Algunos se atreven incluso a describir las discusiones por la soberanía entre ambos países con frases como una de "dos hombres calvos peleándose por un peine". A la idea de un cambio drástico en la situación de ese territorio, si bien se la ve plausible, no se la considera responsabilidad o decisión del Reino Unido sino como algo que, de ocurrir, será producto de la relación entre Argentina y los habitantes de las islas.

De ser este el caso, las respuestas al conflicto tal vez estén más cerca de lo que pensamos y para encontrarlas lo ideal seria empezar a reconocer nuestros propios limites.
Opiniones (1)
16 de agosto de 2017 | 19:55
2
ERROR
16 de agosto de 2017 | 19:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El artículo rescata que la solución pasa más por la relación que la Argentina sea capaz de desarrollar que por una negociación entre Londres y Buenos Aires. El primer paso lo tiene que dar la Argentina y debe partir de el principio de dejar de pretender ejercer una soberanía absoluta sobre el archipiélago; esto sacaría a Londres de la ecuación y permitiría que entre los pueblos directamente involucradas se defina una fórmula en la que las dos partes ganen. Una solción de tipo diferente no solo no es factible, sino que, además, no sería estable.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial