Pablo Pacheco, ganador del primer certamen de libros de divulgación organizado por la Ediunc

"Del cosmos a Mendoza: protagonistas e instituciones de la astronomía y las investigaciones espaciales 1900-1990" fue considerado como el mejor trabajo por el jurado del concurso organizado por la editorial de la universidad. MDZ Online conversó con su autor sobre la divulgación y los divulgadores.

Pablo Pacheco es licenciado en Filosofía con orientación en Epistemología y también es el ganador del primer certamen de libros de divulgación científica organizado por la Editorial de la Universidad Nacional de Cuyo (Ediunc) con un trabajo sobre la historia de la astronomía en Mendoza. Al certamen, denominado Premio Ediunc Ida y Vuelta 2012, se presentaron catorce trabajos, entre los cuales Del cosmos a Mendoza: protagonistas e instituciones de la astronomía y las investigaciones espaciales 1900-1990 fue considerado como el mejor por el jurado.

Pablo Pacheco se dedica a la docencia y a la investigación, y en diálogo con MDZ Online repasó la historia del trabajo que lo llevó a obtener este premio.

El investigador comenzó a trabajar con un proyecto mediante el cual investigaba el trabajo del Departamento de Investigaciones Científicas, que funcionó entre 1949 y 1950 en nuestra provincia. En el proceso de relevamiento del material periodístico relacionado con el tema, notó la importante actividad de otras instituciones y grupos, entre los cuales se contaban aficionados a la astronomía que, con mucho rigor, sumaban sus aportes a la actividad en la provincia.

A partir de esta investigación armó un plan de proyecto de tesis, en la que la actividad de los aficionados se sumaba como algo tangencial. Con toda esta información, comenzó a trabajar en un artículo que no pudo finalizar y luego elaboró un resumen para presentar en un congreso internacional, en el que el tema quedó marginado por ser muy local.

Por eso, cuando se enteró de la convocatoria de la Ediunc, echó mano nuevamente a todos los documentos y la información recolectada, retomando el artículo inconcluso, y así empezó a tomar forma Del cosmos a Mendoza: protagonistas e instituciones de la astronomía y las investigaciones espaciales 1900-1990, “buscando agregarle a cada capítulo algo anecdótico que le diera color, pensando en un lector que no esté acostumbrado a leer tantos datos”, sintetizó Pacheco.

Pablo Pacheco en su escritorio.

Diálogo con el ganador

Con este primer concurso, la Ediunc abre una interesante puerta para que nuestros científicos y sus trabajos sean conocidos y lleguen a más gente. En el caso de Del cosmos a Mendoza..., se trata de una investigación que recorre los caminos trazados durante cien años por quienes decidieron mirar al cielo, al cosmos, al infinito, desde esta tierra, una actividad en la que tuvieron un papel primordial los aficionados.

En conversación con Pablo Pacheco, este se extendió en varios puntos que tienen que ver con la divulgación, a la espera de que su libro entre a imprenta, puesto que el premio de este primer certamen era la publicación de la obra.

- Estamos de acuerdo con que en Mendoza falta tradición de divulgación, y eso seguramente les dificulta a los investigadores elaborar un texto accesible a la gente.

- Es muy difícil, porque el mismo sistema de investigación y los ámbitos en los que uno se mueve mantienen un cierto lenguaje, y ese ejercicio se hace con ciertos criterios que no son los mismos del público, entonces, mientras uno cumpla esas reglas y haya cierta claridad, en general se publican. Es difícil expresar lo que uno está acostumbrado a expresar entre pares, buscar otro lenguaje. Creo que la clave estuvo en que yo traté de ponerme en el lugar de quien podría ser un posible lector.

- En tu trabajo se nota una cierta relación tuya con la literatura.

- Una relación bastante antigua pero que por cuestiones de tiempo uno no le puede dar el tiempo necesario. Lamentablemente, uno lee bibliografía muy selecta. La literatura es algo que me gusta, y he leído un poco de todo, en algún momento leí escritores rusos, algunos franceses, no es mucha tampoco la trayectoria de lectura, pero hay varios textos que por cómo están estructurados me parecen muy importantes.

- ¿Y en cuanto a divulgación?

Leía bastante últimamente la colección de la Universidad de Quilmes Ciencia que Ladra, y de algún modo eso ha sido la aproximación que más he tenido con la divulgación últimamente. También textos de [Leonardo] Moledo e historiadores que han incursionado en la divulgación. [Diego] Hurtado Mendoza, que también tiene algunos textos vinculados a la ficción, y he leído algunas cosas de ciencia ficción, sobre todo los más contemporáneos, como Arthur Clarke.

- Digamos que como divulgadores y novelistas figuran como paradigma Carl Sagan e Isaac Asimov.

- Y otro gran divulgador es Stephen Hawking, del que leí La historia del tiempo, y de Asimov leí bastante en la secundaria, pero son lecturas que por los caminos que uno ha tomado han quedado medio rezagadas.

"Personajes como Felipe Pigna me parecen clave", asegura Pacheco.

- La Historia, como disciplina, tiene en la actualidad tiene mucha divulgación y esto plantea varios debates. ¿Tenés alguna opinión formada?

- Es poco lo que he incursionado en esos debates, a algunos los conozco, pero no he participado directamente, no es mi campo específico, pero mi opinión es que, por ejemplo, personajes como [Felipe] Pigna me parecen clave para hacer accesible la historia. También es cierto que hay muchos prejuicios en términos de divulgación, pero esos prejuicios suelen correr de parte de la misma academia. He escuchado decir de Pigna, entre los mismos docentes, que no tiene rigor, cuestión que obviamente no es así, es un investigador con formación, pero tomó el camino de la divulgación. Yo creo que el trabajo que ha hecho es clave, sobre todo para la percepción de la historia, pero creo que esos prejuicios son menores considerando el impacto y la llegada que han tenido sus libros. Lo mismo en el caso de José Pablo Feinmann con la filosofía. Creo que han asumido un rol importante, más allá de que uno pueda tener discrepancias desde el punto de vista de la interpretación, pero a la tarea de divulgación la hacen responsablemente y con un rigor. En Mendoza es poco lo que conozco de divulgación, coincido en que no está muy explotado eso. Creo que se hizo un interesante avance, aunque si bien no estaba dirigido al público en general, con los cursos de historia que hacían [María Cristina] Satlari, [Arturo] Roig, con capítulos que pasaban por televisión. Y también creo que tiene mucho que ver con el espacio que se les da en los medios, no sólo a la ciencia sino a la misma divulgación. En los noticieros de los canales mendocinos, las noticias que pasan sobre ciencia son muy pocas, y hay investigaciones interesantísimas ligadas a problemas sociales y médicos, como las pruebas de vacunas para el síndrome urémico hemolítico.

- Pero a veces tienen mucha difusión cosas tan abstractas como la partícula de dios, que llamó mucho la atención.

- Por ejemplo. Se toman los aspectos tal vez más incomprensibles de la actividad científica para el público en general.

- ¿Tendrá que ver eso con que la ciencia se ve todavía como una cuestión distante y compleja y no como una cosa de todos los días?

- Yo creo que sí, es más, creo que hoy lo que se puede tematizar como la tecnociencia, la posibilidad de la ciencia en función de aplicaciones tecnológicas, es lo que más llega, porque no está muy claro que un producto tecnológico es una herramienta y que detrás está la actividad científica. Por un lado hay como una mistificación, y por otro esta confusión entre ciencia y tecnología, se invisibiliza todo lo que está detrás del proceso tecnológico. Por ejemplo, cuando se presenta un nuevo celular, no se explicitan los desarrollos que están detrás de eso, quizá porque lo que importa es usar el instrumento y no saber cómo funciona. Por eso me parece que lo clave es el lugar que le den los medios, no sólo a la actividad científica, sino también a la divulgación. Es fundamental que estén esos contenidos, y probablemente con el desarrollo de algunos polos científicos se amplíe más.

Alejandro Frias

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|20:54
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|20:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016