Deportes

Estadios "verdes" e inclusión social: el Mundial sostenible de Brasil 2014

Estadios con certificación "verde", que ahorran energía y agua, y millonarias inversiones en programas sociales y educativos forman parte de la apuesta de Brasil y la FIFA para organizar un Mundial "sostenible" en 2014. El Comité Organizador Local (COL) del Mundial presentó el martes su estrategia de sostenibilidad del evento, en el marco de la conferencia de la ONU Rio+20 que se celebra esta semana en Rio de Janeiro, sede de la final del Mundial.

"El objetivo principal es realizar un evento que utilice los recursos con inteligencia, generando un equilibrio entre aspectos económico, desarrollo social y protección del medio ambiente", indicó el director de responsabilidad social de la FIFA, el argentino Federico Addiechi.

La saga de grandes eventos deportivos del gigante sudamericano arranca en menos de un año con la Copa Confederaciones, antes de la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos en 2016, para los cuales se invierten grandes cantidades de dinero en instalaciones e infraestructura.

Sólo en los torneos de fútbol se invertirán 13.000 millones de dólares.

"El efecto combinado de todos es una oportunidad histórica que se le presenta a Brasil (...) Podemos anticipar e intensificar programas de inversiones, infraestructura y servicios, que llevarían décadas para conseguir pero que podemos concentrar" en un menor tiempo, destacó Luis Fernandes, el flamante representante del gobierno en el COL.

El ambicioso programa de obras -que incluía carreteras y nuevos sistemas de transporte público- fue redefinido recientemente por las autoridades ante la imposibilidad de cumplirlo 100%, y se puso el foco en la finalización de los estadios, que son construidos o remodelados con criterios de diseño "verdes".

Para financiar la construcción de estas monumentales estructuras, el banco brasileño de fomento, el BNDES, exige una certificación ambiental.

"Las soluciones tecnológicas que se presentaron para garantizar sostenibilidad (incluyen) reciclaje de materiales de construcción en obras públicas, aprovechamiento de agua de lluvia para reservorios e irrigación de los gramados, utilización de fuentes de energía solar y otras fuentes de energía renovable para iluminación", enumeró Fernandes.

La FIFA indicó que asumirá esta política de exigir "estadios verdes" en los próximos mundiales. Así, "en Rusia-2018 y Catar-2022 ningún partido se jugará en un estadio que no tenga la certificación", señaló Addiechi.

Además de los estadios, el plan incluye un plan de inclusión social para el cual FIFA invirtió 20 millones de dólares, la mitad del presupuesto de la dirección de responsabilidad social de la FIFA.

"La Copa del Mundo cambió mi vida y puede cambiar la vida de mu cha gente, más allá de los jugadores de fútbol", dijo el ex astro Bebeto, campeón con la pentacampeona canarinha del Mundial de 1994.

Programas educativos sobre el calentamiento del planeta y el aprovechamiento general de los recursos naturales, impulso a la producción orgánica de alimentos, construcción de parques ecológicos, reforzamiento del ecoturismo, forman parte del plan para un Mundial sostenible en 2014.

"Es el fútbol usado para abordar temas sociales", dijo Addiechi.

Pese a la bonanza de los últimos años, que llevó a la clase media brasileña a más de 40 millones de personas, unos 63 de los 190 millones de habitantes del país aún viven en la pobreza y extensas regiones presentan condiciones deplorables de infraestructura.
Opiniones (0)
18 de noviembre de 2017 | 02:00
1
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 02:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia