Gonzalo Antón, un pintor mendocino que cotiza en EEUU

Tiene 29 años y vive en Chacras de Coria. Estudió Diseño Gráfico y sus obras cuestan entre 65 y 100 mil pesos. Ahora se prepara para una gira de un mes por Estados Unidos.

En Twitter: @GemaGallardo

Gonzalo Antón tiene 29 años. Estudió Diseño Gráfico pero un día dijo basta y se dedicó a la pintura. Ignorando la realidad de los plásticos argentinos, entre sus objetivos se propuso convertirse en uno de los mejores del país y lograr cotizar en el mercado internacional.

Durante un año se dedicó sólo a pintar y una vez que logró tener una importante producción, tomó el teléfono y llamó a los organizadores de la feria de arte más importante del mundo. Antón desconocía cuáles eran los procedimientos a seguir para participar de la misma y aunque no logró introducir sus obras en el primer contacto, gracias a su perseverancia obtuvo un pase para recorrer la misma.

Esta obra la expuso en el hotel Diplomatic.

 

Recientemente, según contó el pintor, coleccionistas de Wall Street pagaron 180.000 pesos por dos de sus obras. La vida de Antón transcurre itinerando entre su hogar en Mendoza, Estados Unidos y Uruguay, con motivo de instalar obras vendidas, capacitarse, perfeccionar su estilo y reunirse con gente del mundo del arte internacional. Sus próximos proyectos incluyen incursionar en el mercado europeo y asiático.

En su taller, en Chacras de Coria, atiende a MDZ y le cuenta cómo logró convertirse en uno de los artistas que más cotiza.

-¿Dónde estudiaste arte?

-No estudié arte. Hice la carrera de Diseño Gráfico en la Universidad Champagnat y después di clases ahí durante un par de años, hasta que en 2011 dejé porque no pude seguir por los viajes. A mí siempre me gustó pintar, pero cuando tenía 17 años fui a una psicopedagoga y en el test me salió inclinación por las artes plásticas. Pero me decidí por el diseño porque no conocía nada de arte, en mi familia no hay artistas y no conocía artistas de ningún lado, no sabía que habían galerías de arte ni artistas que viajaban por el mundo y vivían de eso. Para mí el arte era más un hobbie, no le veía inserción laboral. Además, un día me fui a entrevistar con  una directora de un museo y me dijo que me olvidara de ser pintor porque de esto no se podía vivir… Tal vez estaba ocupada con otras cosas y no se dio cuenta de lo que me dijo, pero a mi me dejó una impresión muy profunda. De ahí, me fui a la UNCuyo y me bajé en los galpones de la Facultad de Arte y me intimidó muchísimo. Me incliné, entonces, por el diseño. Me puse un estudio, tuve oportunidad de viajar y conocer de arte. Entendí que había gente que se dedicaba a eso y había galerías que los representaba. Me di cuenta que existía una manera seria de dedicarse a esto. Un día decidí dejar el estudio y me encerré un año a pintar.

-Después de ese año, ¿qué pasó?

-Averigüé que la feria de arte más grande del mundo era Art Basel, que se hace en Suiza y Miami. Los llamé por teléfono para decirles que era un pintor del Centro-Oeste argentino y que quería que me alquilaran un stand. Eso fue la estupidez más grande porque así no se manejan las cosas. Pero no lo sabía. Las cosas que para un artista son obvias, para mí en ese momento no lo eran. Sin embargo, alguien del Departamento de Relaciones Vip de Art Basel vio lo que hacía a través de mi página y le pareció interesante. Así, logré que me mandaran una invitación para asistir a la vernissage. Me tomé un avión y me fui a Miami y entré a ver qué se hacía en cada galería. Fue como entrar a una tienda de dulces… Fui stand por stand y le dejé mi tarjeta y catálogo a ciento y pico de galeristas. De esos 90 me dijeron que me desapareciera, otros que los llamara a la semana siguiente y a cinco les pareció buenísimo. En la feria conocí un pintor cubano que me contactó con unos galeristas en Miami que comenzaron a representarme.

Un óleo de Gonzalo Antón que se puede ver en su sito web.

-¿Cuánto cuesta una obra tuya?

-Desde 65 a 110 mil pesos cuestan mis obras. Hace cinco años que no me dedico a otra cosa que a esto.

-¿Cómo es el mercado en Argentina?

-Desconozco porque salvo un cuadro pequeño que vendía en Buenos Aires y las obras que hay en el Sheraton, salvo eso no existo ni acá ni en Buenos Aires. Acá vivo, tengo familia y amigos, pero mis compradores están en Estados Unidos.

-¿Sos consciente que tu realidad como artista no es la de muchos plásticos del país?

-No tengo amigos pintores. La conozco a Andrea Bécares que es otra mendocina que está exponiendo en Nueva York y pienso ir a ver su muestra. Desconozco la realidad de los artistas de acá. No tengo problemas en decirte que ignoro completamente la historia del arte mendocino o los representantes actuales del arte de la provincia. No quitándole importancia, si no que es mi ignorancia el no conocerlos. La gente que me ha comprado obras a mí no es tonta, tiene en sus colecciones obras de García Uriburu, Koek Koek, Fader, entre otros. Ellos ven algo en lo que hago yo, que yo no veo.

-Y vos, ¿qué ves?

-Estoy demasiado cerca de la obra como para hacer una apreciación objetiva. En general, los miro y no los veo muy logrado.

Cosechadora se titula esta obra de Antón.

-¿Vos te comprarías una obra?

-No creo que me alcance el presupuesto para gastarme esa cantidad en una obra (risas).

-¿Pero tu obra te gusta?

- Trato de hacer lo mejor que puedo. El resultado nunca me termina de llenar. No sé si alguna vez me va a pasar que cuando termine una obra diga “esto es una maravilla”.

-Y el consumo de arte en Estados Unidos, ¿cómo es?

-Mi experiencia en Estados Unidos has sido fantástica. Uno a veces tiene la impresión que afuera son distantes poco amables y nada que ver. Mi experiencia de viajar dos veces al año ha sido excelente. He encontrado gente muy generosa y transparente.

-¿Por qué no te quedás a vivir en USA?

-Porque acá tengo mi casa, mi familia, mi gente. Cuando estás allá compartís muchas cosas con ellos, te reciben de diez, pero no es tu cultura, tus chistes en español ni nada. Tengo un agente particular que me ayuda a resolver cosas puntuales que necesito. Es una abogada retirada que me ayuda con los contratos y demás. Es una mujer que tiene los conocimientos legales que yo no tengo… Generalmente, allá si a alguien le gusta el cuadro lo compra. No hay negociación. Los precios de los cuadros no lo negocio, son esos y por eso mismo no existo en Argentina. En el país no hay muchos coleccionistas, en cambio en Estados Unidos la gente común suele comprar obras…

-Cuando dejaste todo, ¿qué dijeron tus papás?

- Se quedaron un poco pasmados y me dijeron que lo pensara. Pero cuando vieron que iba en serio, comprendieron lo que quería. Ingresaron al mismo tiempo que yo al mundo del arte contemporáneo internacional.

¿Qué sentís?
73%Satisfacción14%Esperanza4%Bronca0%Tristeza9%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (6)
7 de Diciembre de 2016|11:54
7
ERROR
7 de Diciembre de 2016|11:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Felicitaciones a Gonzalo Antón por no haber bajado los brazos, por no haber abandonado sus sueños. Es un ejemplo de dedicación y de no tenerle miedo a los límites... Algunas veces los límites son imaginarios, queda demostrado que con este chico que por desconocimiento habló con las galerías más grandes del mundo... quién lo haría?? Algunas veces da miedo el quedar en ridículo y ahora lo representan varias... Hay que pensar de esta forma! un joven apasionado, que por no ver los obstáculos, ahora elige su futuro. Ojalá esto se siga repitiendo y que todos cuenten como lograron su éxito, así esto ayuda a muchos más.
    6
  2. una verguenza la nota y el flaco!
    5
  3. cada cual piensa lo q quiere y en base a lo q sabe, mucha gente q ha trabajado c este tipo sabe q es insoportable y patetico. le gusta figurar y pertenecer a un mundo "x". la sencillez de los grandes no la conoce xq simplemente se maneja desde el ego, asi de chiquito es, y eso va mas alla de la calidad del producto q haga.
    4
  4. Se nota por tu forma de escribir lo bien informado que estás y lo que te sangra la herida. Seguí pintando con acuarelas en la salita de cuatro y deja trabajar a quien le pone pilas. No todos tienen que aspirar sólo a figurar en un circulo local, hay quien tiene facultades para destacarse afuera. Un abrazo, después te regalo unos Fader-Castell.
    3
  5. Por lo que sacrificaste ante el sueños de tu carrera, de tu arte, hoy te felicito por tu presente que dignifica el esfuerzo y la dedicación.
    2
  6. es un pedante, trucho agrandado, en su face sale en fotos sacadas "espontáneas", como que alguien lo estaba mirando pintar dsd 1 rinconcito y click... sin q él supiera jjaja y se notan 100% preparadas. se hace el cheto, culto, snob, y es un careta. en su face escribe en ingles p hacerse el sofisticado ( alla de sus contactos q lo hablen). eso sí, qué buen marketing tenes jajaj
    1
En Imágenes