Deportes

Video homenaje: 19 años sin Drazen Petrovic

Hoy se cumplen 19 años del fallecimiento de uno de los mayores talentos en la historia del baloncesto europeo. Drazen fue de los pioneros en hacer con éxito "las Américas".

Vagaba por la pista con aire desgarbado, como ausente, pero en cuanto entraba en contacto con el balón se convertía en una máquina de precisión anotadora, un competidor voraz que desterraba la palabra derrota de su cabeza y de su vocabulario. Drazen Petrovic (Sibenik, Yugoslavia, 1964) tocó el cielo del baloncesto en una carrera meteórica cimentada en un talento magnífico.



Se crió en las categorías inferiores del equipo de su ciudad natal y, con solo 19 años, dio el salto a la Cibona de Zagreb, uno de los conjuntos más poderosos del continente a mediados de los 80. En su año de debut en la escuadra yugoslava, el joven Petrovic se proclamó campeón de la Liga y la Copa de su país. Como colofón, condujo a la Cibona a su mayor éxito hasta aquel momento: la consecución de la Copa de Europa de 1984. Anotó nada menos que 36 puntos en la final contra el Real Madrid, cercenando las esperanzas del combinado blanco, que se quedó con su nombre grabado a fuego. Al año siguiente volvió a lograr el cetro continental, esta vez doblegando al Zalgiris Kaunas de otro viejo conocido del madridismo: Arvydas Sabonis.

En 1988, el Real Madrid se hizo con los servicios de un Petrovic que seguía cotizando al alza. Con el equipo de la capital de España realizó la mayor proeza en la historia del basket continental: encestó canastas hasta lograr 62 puntos en la final de la Recopa de Europa ante el Snadeiro Caserta.

Europa se le quedaba pequeña y, tras haber sido drafteado por los Portland Trail Blazers en 1986, dio definitivamente el salto a la NBA. La adaptación fue muy dura. Entonces, los jugadores que atravesaban el Atlántico para recalar en la liga tenían fama de blandos y malos defensores. Era difícil derribar aquellos prejuicios. A la larga, Drazen lo lograría, pero habría de hacerlo tras ser traspasado a los New Jersey Nets. El 23 de enero de 1991, con el cambio de franquicia, la carrera americana de Petrovic recibió el impulso definitivo.

El punto más alto llegó cuando fue nombrado para el All NBA Third Team en 1993. Mención aparte merece su actuación con Yugoslavia, con la que capturó el Mundial de 1990 y el Europeo de Yugoslavia un año antes. También obtuvo una plata y un bronce olímpico, en Seúl 88 y Los Ángeles 84, respectivamente.
De amigos a enemigos íntimos

La desintegración de Yugoslavia, al margen de las tensiones territoriales que desencadenó, dificultó las relaciones entre muchos jugadores. La historia de la amistad entre Vlade Divac y el propio Petrovic merece capítulo aparte. En cualquier caso, el escolta fue plata con Croacia en Barcelona 92. Perdió contra el genuino 'Dream Team' de Jordan, 'Magic' y Bird.

En la cima de su carrera, idolatrado por los 'fans', loado por los cronistas, la vida de Petrovic se extinguió un 7 de junio de 1993. Hace 19 años murió un hombre, pero nació un mito. Se fue el mejor jugador europeo de la historia, pero su leyenda pervivirá siempre.

Opiniones (0)
21 de septiembre de 2017 | 16:44
1
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 16:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'