Elevan a juicio resonante caso de gatillo fácil

Se trata del caso Jonathan Chandía (20), quien fue asesinado de un balazo en la nuca por un efectivo policial en mayo del 2006.
Para tapar el episodio de gatillo fácil, los efectivos colocaron un arma en la escena del crimen, indicando que pertenecía a la víctima y que había intentado agredirlos. Sin embargo pronto se supo la verdad. El imputado -quien le disparó a Chandía- es el oficial ayudante Juan Carlos Oruza.

La Séptima Cámara del Crimen elevó a juicio la causa por el asesinato el joven Jonathan Chandía (20), quien murió tras recibir un balazo en la cabeza el 27 de mayo del 2005.

Por el hecho quedó detenido el oficial ayudante Juan Carlos Oruza, acusado de haber matado a Chandía en lo que se recuerda como uno de los casos de gatillo fácil más resonantes de los últimos tiempos. Oruza se encuentra con prisión preventiva desde junio del 2006.

El caso

Jonathan Exequiel Chandía (20) fue asesinado de dos balazos en la cabeza. Los disparos fueron efectuados, según determinaron las pericias, a unos 90 centímetros de donde estaba la víctima y el autor fue Oruza, quien –junto a otros uniformados- patrullaba la zona de la calle Boulogne Sur Mer al 330, de Godoy Cruz, en las inmediaciones del Corredor del Oeste.

En un primer momento, la versión policial hacía referencia a que Chandía –junto a otros dos jóvenes que lo acompañaban, su hermano Juan (25) y Roque Jovas (19)- había robado un kiosco de Godoy Cruz minutos antes y que, en el momento en que fue avistado por los uniformados, el joven desenfundó un arma que no llegó a disparar ya que Oruza le disparó antes de que el joven lo hiciese.

Sin embargo, desde un primer momento, el episodio estuvo plagado de graves irregularidades, aspectos poco claros y sospechosos. Además de que la Policía dio aviso tarde al fiscal, luego quedó comprobado que los efectivos le “colocaron” un arma a la víctima para poder justificar que le dispararon para evitar que Chandía dispare primero. Pero lo cierto es que Chandía no estaba armado y, según se supo después, andaba por la zona porque –junto a sus acompañantes- iba a buscar a unas amigas para ir a festejar su cumpleaños 20 en un boliche de Chacras.

“Yo soy el que mató a la rata esa”

La misma noche del asesinato, cuando ya habían pasado varios minutos, Oruza entró a la Oficina Fiscal 4 de Godoy Cruz y, orgulloso, lanzó en voz alta: “Yo soy el que mató a la rata esa”.
Asimismo, el año pasado al ser consultado por la prensa, Oruza sostuvo su versión, reiterando que “había matado a un delincuente”.

Chandía era un gran fanático del hip hop y esa movida artística. Por eso fue que, para homenajearlo luego de su asesinato, familiares y amigos organizaron diversos festivales de hip hop de los que Chandía participó estando en los corazones de sus más cercanos.
Opiniones (2)
19 de noviembre de 2017 | 07:45
3
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 07:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. lo conoci a yonathan desde muy chico y el comentarios que hacen que asco me parece muy desagradable ,porque siempre fue un chico exelente igual que toda su familia muy respetuoso con todos los vecinos me parece que eso de rata esta de mas y los vecinos quedamos muy adoloridos con la muerte de jony.no todos los que vivimos en el barrio la favorita somos delincuentes
    2
  2. Me da asco el fiual de la nota....rindiendole homenaje a un delincuente mugriento....Bravo deberia haber muchas Juan Carlos Oruza mas que nos saquen de encima esas ratas....que no criamos...y que pululan por todo Mendoza
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia