Incontinencia femenina

Toser, estornudar, agacharse o realizar algún tipo de fuerza como levantar un objeto o a un niño; reírse y tener pérdidas de orina son vivencias muy corrientes para las mujeres, pero esto no tiene por qué ser así! Claves para tratar esta problemática que afecta a tantas mujeres. Eso sí: a no desanimarse que hay métodos efectivos y profesionales bien capacitados para cambiar este desorden que te incomoda sin avisar.

A veces los datos duros, los estadísticos ayudan a colocar el problema en perspectiva: la incontinencia de orina afecta al 45% de las mujeres mayores de 35 años y en mayor medida a mayor edad. Una cifra significativa... Sin embargo la mayoría de las que en diversos momentos
sufren pequeñas pérdidas de pis en situaciones cotidianas dirán: ¡lo mío no es incontinencia!sólo a veces me sucede y es poquito…

El doctor Mauricio Alastra, médico cirujano dedicado a la Uroginecología y Cirugía de Piso
Pelviano en Uroclínica explica: “Desgraciadamente existe un tabú social muy instalado frente a la incontinencia de orina. Durante mucho tiempo, nuestras pacientes intentan distintas medidas para adaptarse a esta situación y se resignan creyendo que la problemática es normal, que debe ocurrir en la evolución de la mujer. Muchas veces, la vergüenza es el motor que las lleva a ocultar su realidad que no comentan ni siquiera con sus amigas o con su pareja”.

Algunas comienzan alrededor de los 30 años con pequeñas pérdidas de orina y a medida que pasa el tiempo las sufren con más frecuencia y cantidad. “Tenemos pacientes que deben usar pañitos higiénicos diariamente y otras llegan a utilizar pañales”, dice Alastra y agrega que cuando conocen que esto tiene solución realmente les cambia la vida.

Cuando la situación puede “taparse” u “ocultarse” la persona se moverá con cierta libertad pero por lo general tiene miedo a tener mal olor, prefiere no usar cierto tipo de ropa y obviar largas estancias fuera de casa. A medida que el problema se agrava las mujeres disminuyen sus salidas sociales, prefieren no ir a playas o piscinas y evitan el ejercicio físico ya sea en el gimnasio o al aire libre. Incluso se ve claramente afectada en el ámbito sexual.

Por esta razón, porque la problemática afecta muchos aspectos de la vida de las mujeres, el
equipo de Uroginecología y Cirugía de Piso Pelviano de Uroclínica está integrado por urólogos, ginecólogos, psicólogos, sexólogos, cirujanos y fisioterapeutas. Es decir que de acuerdo a un completo diagnóstico se busca la mejor solución para cada mujer en particular abarcando todas las aristas posibles.

LAS CAUSAS

El deterioro o debilitamiento de los músculos del piso pelviano provoca incontinencia o pérdida de orina; necesidad de hacer fuerza para orinar; relaciones sexuales difíciles o dolorosas; disminución o pérdida de deseo sexual; dificultad para defecar; dolor de espalda bajo; sensación de peso pelviano o de estar sentada en una bola; protrusión o salida desde la vagina de una masa o bola (prolapso).

Todas situaciones desagradables para la mujer, la buena noticia es que hay métodos para dar solución inmediata y definitiva a estas problemáticas. Entre las caudas podemos mencionar antecedentes de embarazo (uno es suficiente), parto vaginal, menopausia, exceso de peso, estreñimiento, trastornos hormonales, puede ser congénito, aspectos heredados (dos de cada
tres mujeres tiene debilidad innata en estos músculos); por realizar deportes de impacto o usar ropas muy ajustadas, entre otras.

La recomendación es consultar al ginecólogo, al urólogo o al cirujano de piso pelviano en forma temprana y no hacer suposiciones ya que cada paciente requiere su tratamiento particular “algunas requerirán de una simple cirugía y en otras la fisioterapia funcionará muy bien” afirma el especialista.

Además “no hay edad mínima o máxima para reparar el piso pelviano. Existen técnicas especiales con cirugía mínimamente invasiva, puede requerirse utilizar una malla (prótesis tejida con hilo quirúrgico irreabsorbible), con el fin de reemplazar el defecto. Dichos procedimientos tienen recuperación ambulatoria o con internación breve”.

ALGUNOS CONSEJOS

¿Qué es el piso pelviano?

Es el sistema de músculos y ligamentos que cierran el piso del abdomen a modo de “hamaca” manteniendo en posición correcta y en suspensión (levantada) la vejiga, la vagina, el útero y el recto.

¿Es posible mejorar la musculatura con ejercicios?

Sí, como todos los músculos del cuerpo al ejercitarlos recuperan tonicidad. Aquí un par de tips:

1. Apretar los músculos pélvicos como si intentaras detener la orina, mantenerlos contraídos y contar hasta 5 respirando lentamente. Luego, relájalos durante 5 segundos más y repetir la serie 10 veces.

2. El mismo ejercicio pero esta vez apretando y relajando los músculos tan rápidamente como se pueda, hasta que te canses o transcurran unos 2 ó 3 minutos. Es recomendable empezar con 10 repeticiones cuatro veces al día hasta alcanzar las 50 repeticiones diarias.

Paso de los Andes 45, Ciudad. Tel. 4280921, 4274216. www.uroclinica.com.ar

Opiniones (0)
22 de Julio de 2017|20:20
1
ERROR
22 de Julio de 2017|20:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes