A 75 años de la creación del "Guernica"

Pablo Picasso pintó en 33 días el "Guernica", un encargo del Gobierno de la República para el pabellón español de la Exposición de París de 1937. Dora Maar fotografió todo el proceso creativo. Mirá la galería de fotos que documenta la creación de un ícono del siglo XX.

El Gobierno de la República decidió participar, en plena Guerra Civil, en la Exposición Internacional de París de 1937. El pabellón español fue diseñado por Luis Lacasa y Josep Lluís Sert, una joya arquitectónica que albergó tanto en su interior, como en el jardín, grandes tesoros. Ahí estaban «El segador», de Miró; la «Montserrat», de Julio González; la «Fuente de Mercurio», de Calder, «El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella», de Alberto Sánchez... También varias obras de Picasso: «La dama oferente», «Cabeza de mujer», «Busto de mujer», «Bañista»... Pero, sin duda, la joya del pabellón fue el «Guernica». Esta es la historia de cómo se creó una obra de arte, de cómo se gestó un icono del siglo XX.

Picasso era el artista español vivo más reconocido. De ahí que el Gobierno español quisiera a toda costa contar con el para la Exposición de París y mostrar al mundo la modernidad de nuestro país. Le nombraron director honorífico del Prado, un museo sin obras de arte pues emprendieron un largo y complicado exilio para su protección. Picasso aceptó encantado el cargo, aunque nunca ejerció como tal.

Fue el entonces director general de Bellas Artes, José Renau, quien le comunicó el nombramiento y le pidió que colaborara en el pabellón español de la Expo de París. En enero del 37, Sert, acompañado por una comitiva formada por Max Aub, Louis Aragon y José Bergamín, le encargaron una gran pintura mural. Aceptó. Su primera opción fue la serie de grabados «Sueño y mentira de Franco», pero no era este el encargo.

Pasaron los meses y Picasso, inmerso en una crisis personal y creativa, no lograba ejecutar el encargo. El 26 de abril se produjo el bombardeo de Guernica a cargo de la aviación alemana de la Legión Cóndor. Todos los medios se hicieron eco de la noticia y, por supuesto, Picasso, que seguía muy atento a todo lo que ocurría en su país, se enteró. El 1 de mayo, la manifestación por el Día del Trabajo en París fue un grito en contra de la guerra, en recuerdo con las víctimas de aquel bombardeo. Ese mismo día Picasso comenzó a pintar un inmenso lienzo (351 por 782 centímetros), su cuadro más emblemático en su estudio de la Rue des Grands Augustins de París. Lo hizo frenéticamente, enfurecido. Tan solo en 33 días. El 4 de junio se colocó en el pabellón español.

Mirá las fotos y seguí leyendo aquí la excelente nota de Natividad Pulido en el diario abc.es.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|09:48
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic