La Vía Láctea llegará a su fin cuando choque con Andrómeda

El encuentro de las dos galaxias producirá una fusión que generará el nacimiento de nuevas estrellas. Cuando esto suceda, la temperatura de la Tierra será tan elevada que no permitirá la vida humana. Nos quedan apenas unos 4.000 millones de años.

Los científicos ya aseguran conocer el momento en el que llegue a su fin la Vía Láctea. Nuestro hogar cósmico ha estado acercándose a su vecina celestial, la galaxia Andrómeda. Pero la naturaleza de este acercamiento había sido un misterio, hasta ahora.

“De manera muy interesante, encontramos que la galaxia Andrómeda parece estar llegando directamente hacia nosotros”, dijo Roeland van der Marel, un astrónomo del Instituto de Ciencia Telescópica Espacial en Baltimore, Estados Unidos.

El descubrimiento fue hecho gracias a las imágenes tomadas durante 22 años por el telescopio espacial Hubble. Los científicos han intentado determinar la fecha de expiración de la Vía Láctea durante más de 100 años. Ahora, por primera vez, los científicos de la NASA dicen que saben “con certeza” cuándo dejará de existir nuestra galaxia como la conocemos, cómo será el proceso y hasta cómo se verá.

Nuevos datos recolectados por el Hubble prueban, según la NASA, que en 4.000 millones de años la Vía Láctea y Andrómeda colisionarán o pasarán tan cerca la una de la otra que la fuerza gravitacional que cada una ejerce sobre la otra causará una reducción en su velocidad hasta el punto de fusión. La fusión se completará en 6.000 millones de años a partir de ahora.
Van der Marel describe la posible fusión intergaláctica que marcará el fin de la Vía Láctea como un “accidente cósmico múltiple realmente grande” que iluminará el cielo.

Cuando ambas galaxias choquen, cada una conteniendo su propio conjunto de estrellas y gases cósmicos, el resultado será la formación de muchas estrellas nuevas.

La Vía Láctea tiene la forma de un disco plano similar a un frisbee. Andrómeda es más esférica. Cuando se combinen, formarán una “galaxia elíptica”, o lo que Van der Marel describe como una galaxia en forma de balón de fútbol americano. En lugar de ver una banda de estrellas en el horizonte cósmico, alguien en la Tierra teóricamente estaría rodeado de ellas, como se muestra en la foto que acompaña este artículo, una simulación de la NASA.

La forma como se ven las estrellas no sería lo único que cambiaría en la Tierra. “Nuestro Sol y la Tierra irían en un nuevo viaje a través del universo”, explicó van der Marel. Cuando Andrómeda llegue aquí, el Sol probablemente será empujado mucho más lejos en el universo. Sin embargo, para ese momento, la Tierra será demasiado caliente para ser habitada por humanos.

Nuestro Sol no será directamente golpeado cuando la colisión inicial ocurra en 4.000 millones de años. Pero en 6.000 millones de años, cuando la fusión se complete, nuestro Sol morirá.

Fuente: CNN

En Imágenes