Clima, historia y civilizaciones perdidas

Un nuevo estudio que combina las últimas evidencias arqueológicas con las últimas tecnologías de la geocienci ha demostrado que el cambio climático fue un ingrediente clave en el colapso de las civilizaciones de hace 4.000 años.

El estudio también resuelve el debate que lleva tanto tiempo abierto sobre el origen y el destino del Sarasvati, el río sagrado de la mitología hindú.

Se extiende más de 1 millón de kilómetros cuadrados a través de las llanuras del río Indo, desde el Mar Arábigo hasta el Ganges, a través de lo que es ahora Pakistán, el noreste de India y el este de Afganistán, la civilización hindú es la más antigua - al menos que sepamos-, de las primeras culturas urbanas, que también incluye Egipto y Mesopotamia. Sus contemporáneos, los Harappanos, vivían cerca de las riveras para aprovecharse de la fertilidad de esas zonas.

"Hemos reconstruido la dinámica del paisaje de la llanura donde se desarrolló la civilización del Indo de 5200 años atrás, cómo construyeron sus ciudades, y poco a poco se desintegraron entre 3900 y 3000 años atrás", explica Liviu Giosan, un geologista de Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI) y autor principal del estudio publicado sobre el fin de estas culturas.

Hoy en día, numerosos restos de los asentamientos de los Harappanos están localizados en la región desértica, lejos de cualquier río fluvial. En contraste a Egipto y Mesopotamia, que han seguido unos cánones clásicos de desarrollos, esta cultura en el sur de Asia con una población que ocupaba el 10 por ciento de la población mundial, fue totalmente olvidada sobre 1920. Desde entonces, una oleada de investigaciones arqueológicas en Pakistán y la India ha descubierto una cultura urbana sofisticada, con multitud de rutas comerciales internas y bien establecidos los enlaces marítimos con Mesopotamia, estándares en la construcción de edificios, sistemas sanitarios, etc.

"Consideramos que es el momento de que un equipo de científicos interdisciplinarios contribuyan al debate sobre cuál fue el destino de esa gente", ha añadido.

La investigación ha sido llevada a cabo entre 2003 y 2008 en Pakistán, desde la costa del océano Arábigo hasta los fértiles valles de Punjab y el norte del desierto de Thar. El equipo internacional incluye científicos de EEUU, Inglaterra, Pakistán, India y Romanía. Todos expertos en geología, geomorfología, arqueología y matemáticas. Combinando imágenes por satélite y datos topográficos, los investigadores han analizado mapas digitales de las zonas cercanas al Indus y a los ríos vecinos.

"Una vez teníamos esta nueva información sobre la historia geológica, hemos podido reexaminar todo lo que ya sabíamos sobre los yacimientos, lo que plantaban y cuándo, y cómo iba cambiando todo lentamente" explica el co-autor, Dorian Fuller, arqueólogo de la Universidad de Londres.

El nuevo estudio sugiere que el descenso en las lluvias del monzón llevó a la dinámica de los ríos debilitados, y ocupó un puesto crítico ya que los Harapanos se servían de esta gran cantidad de agua para cuidar de sus excedentes alimenticios lo que acabó por llevarles a su desaparición.

Entre las características más llamativas es que los investigadores identificaron una llanura en forma de montículo, de 10 a 20 metros de altura, más de 100 kilómetros de ancho y la ejecución de casi 1000 kilómetros a lo largo del Indus, que ellos llaman el "Indo mega-canto", construido por el río que se purgó de sedimentos a lo largo de su curso inferior.

"A esta escala, nada parecido ha sido descrito alguna vez en los libros de geomorfología" dice Giosan. Esta cordillera es un indicador de la fortaleza de los paisajes, ya que en vez de haber sido enterrados por los sedimentos, los restos de la civilización siguen estando visibles.

Asignado en la parte superior de la vasta llanura del Indo-Ganges, los datos arqueológicos y geológicos muestra en cambio, que los asentamientos florecieron a lo largo del Indo desde la costa hasta las montañas frente al Himalaya, como los monzones débiles y reducido la escorrentía procedente de las montañas domado la naturaleza del Indo y sus Himalaya suficientes para permitir que la agricultura a lo largo de sus bancos afluentes.

En otro hallazgo importante, los investigadores creen que han resuelto una larga controversia sobre el destino de un río mítico, el Saraswati. Los Vedas, las antiguas escrituras indias compuestos en sánscrito más de 3000 años atrás, describe la región al oeste del Ganges, como la ladera de siete ríos. Fácilmente reconocible es el Indus y sus corrientes, pero el Sarasvati está perdido.

El descenso de las lluvias, la causa principal de su desaparición

Basándose en estas descripciones, se cree que el Sarasvati fue alimentado por los glaciares perennes en el Himalaya. Hoy, el Ghaggar, un río intermitente que fluye únicamente durante los monzones fuertes y que se disipa en el desierto, es lo que parece la localización exacta de la mítica Sarasvati, pero es el origen del Himalaya.

Las evidencias arqueológicas apoyan que Ghaggar-Hakra es la localización con los asentamientos más duraderos durante los tiempos de los Harapanos. Las evidencias geológicas demuestran que los ríos eran un elemento importante y de gran actividad en esta región, pero sobre todo durante el monzón.

Hace 3900 años, los ríos en los que los Harapanos se habían instaurado tenían vías de escape hasta el Ganges, donde las lluvias del monzón no afectaban tan devastadoramente.

"Quizás sea por esto por lo que podemos hablar del cambio de la cultura a unas formas de economía más localizadas basadas en el secano" dice Fuller. "Esto podría haber producido pequeños excedentes, lo que no habría sido beneficioso para las ciudades".

Este sistema no fue favorable para la civilización del Indo, que había sido construida sobre los excedentes de las cosechas de parachoques a lo largo del Indus y los ríos Hakra Ghaggar-en épocas más húmedas. Esta dispersión de la población significa que ya no había una concentración de fuerza de trabajo para apoyar el urbanismo. "Así las ciudades se derrumbaron, pero las pequeñas comunidades consiguieron subsistir" y así llegar a lo que es ahora, explica Fuller.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|03:26
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|03:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016