Deportes

Flores: "A los chicos hay que agarrarlos de la mano y meterlos de a poco al gimnasio"

De esta manera el ex campeón mendocino sin corona del box latino y único ahijado político del desaparecido Juan Carlos “Tito” Lectoure, Oscar “Rocky” Flores, definió la forma de interesar a la juventud en el deporte que mayores sattisfacciones le ha brindado a Mendoza en su historia. Se quejó de la falta de apoyo del Estado hacia el deporte amateur y valoró al boxeo como una de dignificación de las personas.

El boxeo en Mendoza atraviesa uno de sus peores momentos debido a que hace años viene clamando a gritos por el apoyo del Estado que no aparece y por ende no aparecen estrellas como en otras épocas.

Esta es la visión que el campeón mendocino del boxeo latino, Oscar Rocky Flores, actualmente uno de los técnicos de la Federación Mendocina de Box, observó respecto al deporte que mayores glorias cosechó para orgullo de los locales que aún no dejan de recordar a Pascual Pérez, Nicolino Loche o Hugo Pastor Corro.

“Mal, mal, mal, mal en el sentido de que en realidad buscamos valores y no los encontramos. No es que no le ponemos las pilas. Ya no es como en las décadas de los ´60, de los ´70 o de los ´80. Arrancamos un poquito en la época en que apareció Hugo Pastor Corro o Pablo Chacón, pero después de ellos las estrellas se empezaron a perder de a poco. Ahora lamentablemente no se encuentran esas estrellas que se encontraban a cada rato. Por un lado porque hay otros deportes que seducen más y porque el boxeo ha perdido en Mendoza a la difusión y al apoyo que tuvo en otros años de parte del Estado”, resumió Flores.

En ese sentido “El Rocky” confesó que “yo recorro los gimnasios y veo que los técnicos les ponemos pilas pero lo que no encontramos son las estrellas que habían antes y que brillaban por muchos años y sobresalían sobre el común de los deportistas con títulos internacionales. Hoy por hoy es muy difícil encontrarlas. Y esto no es culpa ni de los profesores ni de las comisiones de boxeo ni de las federaciones. Es algo normal de esta década en la que por falta de incentivos los chicos terminan aburridos desde muy jóvenes y hasta se dedican mucho, por ejemplo, a la droga o al alcohol”.

Con el fin de que tal situación cambie y mejore definió que “por una parte hay que escuchar y atender más las inquietudes de los chicos. Hay que estar más encima de ellos cuando se acercan y no sólo seguir con la vertiginosa y fatigosa carrera por la superación personal a través del trabajo en cada hogar. Hay que darles más tiempo y conversar con ellos desde su altura. Además hay que darle desde el Estado provincial más importancia al boxeo amateur. Porque es la disciplina deportiva que por excelencia saca a los chicos de la calle, los forma y les brinda una tranquilidad espiritual que les ahuyenta los vicios”, manifestó.

“Hay que valorar más al deporte amateur. Tanto psicológicamente como financieramente, porque en su mayoría los chicos que en algún momento sienten inquietud por el boxeo provienen de sectores de la sociedad de muy bajos recursos y por lo tanto no tienen muchas opciones para superarse personalmente en sus vidas. Por esa razón es indispensable que, por ejemplo, el Gobierno se involucre y comprometa su atención especialmente en la contención que necesitan esos chicos a través del boxeo, uno de los deportes más exigentes y nobles que existen desde siempre”, amplió.

Manifestando su angustia, Flores se quejó: “Es una vergüenza la Federación Mendocina de Box donde está. Necesitamos que los que ponemos el pellejo, y en esto incluyo a los dirigentes, que por donde pasaron Pascual Pérez, Nicolino Loche, Pablo Chacón o Corro, tengamos el apoyo oficial para mejorar las instalaciones. Necesitamos que los gimnasios tengan recursos para que la chispa encienda y los chicos comiencen a acercarse al deporte”.

En el caso de los chicos de la calle “el boxeo puede hacer un gran aporte para bajar los índices de violencia e inseguridad. Nosotros entendemos que los chicos que no tienen nada que hacer en sus momentos libres que no se vayan a vagabundear o en última instancia a delinquir para llenar el vacío que sienten. Esa gente tiene que estar ocupada sabiendo que en sus momentos de ocio pueden entrenar, sentirse parte de un lindo grupo, tener buenos amigos y alguien que los guíe en la vida, como me ocurrió a mi. Hay que inculcarles que la vida es otra cosa distinta al sentimiento de la necesidad y la frustración permanente. Necesitan tener una oportunidad para sentirse dignos”, acotó.

“El boxeo es una escuela donde te enseñan a respetar el prójimo y a sentirte más seguro en la vida. Te mejora el ánimo y te inculca valores. También te saca el nerviosismo propio de los chicos que no saben qué hacer con sus vidas. Hay que evitar que los chicos caigan en la vagancia”, recalcó.

Expresando una autocrítica admitió que los “técnicos tenemos que ser más sensibles y tratar de hablarles de otra manera, sobre todo cuando nos damos cuenta que los chicos vienen de un lugar donde no se sienten bien. Hay veces que te miran con miedo porque sienten que acá sólo les van a pegar y eso es un error que a veces cometemos los profesores. Hay que hablarles con suavidad y usar la psicología. En el momento en que entran el gimnasio y ven a los que entrenan hay que agarrarlos de la mano y meterlos de apoco al gimnasio, a este hermoso mundo del boxeo. Del boxeo bonito, no del combate sin sentido, de la pelea callejera, con códigos”.

Video: Oscar "Rocky" Flores vs. Rubén Osvaldo Condori:

Opiniones (0)
14 de diciembre de 2017 | 00:36
1
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 00:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho