"Carolina Grau", ocho cuentos de Carlos Fuentes

Poco antes de su última visita para participar en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, y también poco antes de que se fuera físicamente, el escritor mexicano publicó en Argentina "Carolina Grau", una colección de cuentos atravesados por la figura femenina como protagonista.

Poco antes de su última visita para participar en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, y también poco antes de que se fuera físicamente, Carlos Fuentes publicó en Argentina Carolina Grau (Alfaguara), una colección de cuentos atravesados por la figura femenina como protagonista de historias que trascienden los tiempos y los espacios.

Carolina, todas las mujeres

Ocho cuentos son los que componen Carolina Grau, ocho historias en las que las mujeres participan por acción u omisión, en presencia o ausencia, pero siempre están.

Si bien cada una de las historias que Fuentes relata en Carolina Grau es independiente de las demás, la figura femenina va estableciendo un puente que les da unidad.

Mujeres frías o amorosas, enamoradas o desengañadas, de piedra o efímeras como los sueños. Esas son las mujeres que encarnan las ocho Carolina Grau que se deslizan en las páginas de este libro, en las que Fuentes pone pasiones que van más allá de la materialidad y que puede llegar a extremos.

Fuentes también propone un diálogo intertextual con otras obras literarias, mitos y hechos históricos, que le dan a estos cuentos una universalidad que penetra en el lector a partir de la familiaridad con la que nos aproxima a los personajes.

Carolina Grau podría llegar a ser visto como la continuidad, Cuentos Sobrenaturales y Cuentos Naturales (ambos de 2007), tal vez como el cierre de una trilogía, porque, como en ellos, en este último libro de cuentos Fuentes se muestra como un maestro del terror, dando forma a relatos en los que el horror a lo inexplicable se cuela por los poros tanto de los protagonistas como del lector, porque los miedos universales son los que se concentran en Carolina Grau, tal vez, una forma de revancha de las mujeres.

A quince días de la sorpresiva muerte de uno de los más grandes escritores latinoamericanos, Carolina Grau es una forma de saber por qué Fuentes siempre estará presente.

Alejandro Frias

En Imágenes