Cannes: El elefante de Trapero, Después de Lucía

La película Después de Lucía, del mejicano Michel Franco, consiguió este sábado el premio del jurado de la sección "Una cierta mirada" del Festival de Cannes, en la que Argentina tenía depositada sus esperanzas con el Elefante Blanco de Pablo Trapero.

Después de Lucía es el segundo filme de Michel Franco (México DF, 1979) en Cannes, adonde ya asistió hace dos años con Daniel y Ana. La película premiada aborda una situación de acoso escolar en clave de drama, interpretado por la joven actriz Tess Ia y el actor Hernán Mendoza, que encarnan los personajes de un guión de Franco.

El jurado otorgó además el premio especial a la coproducción franco belga Le Grand Soir, dirigida por Benoît Delépine y Gustave Kerven y una mención especial a Djeca ("Enfants de Sarajevo"), de la bosnia Aida Begic.

Mientras que el galardón de interpretación recayó en dos actrices, la belga Emilie Dequenne por A perdre la raison, de Joachim Lafosse, y la canadiense Suzanne Clement, por Laurence Anyways, del Xavier Dolan, con lo que no hubo ningún premio para interpretación masculina.

En esta sección del Festival de Cannes participaban además 7 días en La Habana, una película con siete historias y siete realizadores, entre ellos Benicio del Toro, el mismo Trapero, Julio Medem y Juan Carlos Tabío.

Un fuerte aplauso para...

"Elefante Blanco", fue ovacionado hace cinco días atrás en el Festival de Cannes, como sucediera con su antecesora, "Carancho".  La película, que resume la problemática de las villas y la intrusión de las clases "cultas" en la vida cotidiana de los marginados, se presentó en la sección Un Certain Regard del certamen francés. "Forma parte de las contradicciones que para mí significa hacer cine", explicó el realizador.

"Elefante Blanco" narra la historia de dos curas (Ricardo Darín y Jérémi Renier) y una trabajadora social (Martina Gusman) comprometidos con una comunidad desfavorecida a las afueras de Buenos Aires. Se trata de la película con mayor presupuesto y calidad de producción de su larga trayectoria, lejos de la austeridad económica y expresiva de "Mundo Grúa", su recordado debut.

"Me parece que justamente el hecho de estar en Cannes, permite que esta historia tenga más difusión. Y entonces otra vez la contradicción del cine. A veces, para que estas historias tan pequeñas y tan íntimas se conozcan, necesitás un espacio que es lo opuesto de lo que la película habla y la sala comercial es lo mismo. La gente que paga una entrada está muy lejos de esa realidad", reflexionó Trapero días atrás.

Al director lo que le parece interesante es que si, aunque sea de manera accidental, se consigue cruzar las miradas entre la realidad de las villas miseria, que siguen existiendo en toda gran ciudad, con la de los espectadores que van al cine, se podrá reflexionar sobre los problemas.

La película está dedicada a Carlos Mujica, uno de los religiosos "más recordados de los curas del Tercer Mundo, justamente por su muerte. Y la verdad es que no mucha gente conoce su historia", explicó el realizador. Su muerte, añadió, "tiene más que ver con el sinsentido que representa para nuestra historia que sus características de padre. En Argentina hay muchas muertes anónimas en los años 70 y lo curioso de Mujica es que murió antes de la dictatura y fue una de las primeras muertes que se atribuye a la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina)" creada por el numen de la ultraderecha peronista de esos años, el tristemente célebre José López Rega.

En Cannes Trapero sólo estuvo acompañado por el francés Renier, pues Darín está rodando y Gusman (su esposa y la actriz protagonista), finalmente no vino al festival por problemas familiares.
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 08:17
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 08:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho