Deportes

Demorado por lluvia: Nadal y Djokovic juegan en un duelo de emperadores en Roma

El español y rey del polvo de ladrillo enfrenta al serbio y número uno del mundo, en la gran final del Masters 1000 de Roma.

Aunque aún no alcanzan las cotas de trascendencia del "clásico" del tenis actual (Nadal-Federer), los partidos entre Rafa Nadal y Novak Djokovic se han convertido en el segundo duelo más deseado del mundo del tenis. Un duelo que vuelve, por tercera vez esta temporada, para la final del Masters 1.000 de Roma.

Tras el 2011 casi perfecto del serbio, la épica de la final del Open de Australia les ha añadido un plus de morbo aderezado con la reciente victoria de Nadal en Mónaco, que sirvió para romper la racha de siete finales consecutivas perdidas contra la bestia de los Balcanes. El mensaje: que el Djokovic de 2012 no es imbatible.

A estas alturas de temporada el año pasado, Djokovic ya le iba comiendo la moral al manacorense. Le había tumbado en las finales de Indian Wells y Miami. Pero más dolorosa para Nadal fue la derrota en Madrid. La primera vez que el serbio pudo imponerse en tierra batida. Precisamente en Roma repitió la situación, dejando en evidencia el dominio del balear sobre esta superficie. El manacorense aguantó el tipo en Roland Garros, pero la siguiente final perdida, Wimbledon, le terminó costando el número uno. La perfecta maniobra de acoso y derribo.

El panorama ha cambiado este año. Djokovic no está tan intratable como en 2011, y Nadal ha podido espantar el mal fario sometiéndole en Montecarlo. El primer objetivo del balear debería ser reafirmar su reinado sobre la arcilla de cara a Roland Garros. El serbio, al menos en sala de prensa, le reconoció el sábado esa corona: "Nadal es siempre el mejor en tierra, pero creo que tengo opciones".

Neutralizar esas opciones supondría una inyección de moral para el manacorense. De paso, le auparía de nuevo al puesto 2 del ránking y recortaría en 800 puntos la distancia que lo separa de Djokovic.

El partido subirá a 32 la cifra de enfrentamientos que acumulan los dos tenistas en sus respectivas carreras. La capital italiana puede ser el escenario del golpe de timón de la temporada: o reconduce la temporada de Djokovic hacia otro monólogo (dándole aire para el reto de ganar de una vez por todas Roland Garros), o empieza a despejar el camino para que Nadal empiece a tutearle.
Opiniones (0)
26 de septiembre de 2017 | 17:07
1
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 17:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María
    26 de Septiembre de 2017
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María