Deportes

Bianchi: "Lo de Racing es difícil, por más que lo dirija Mandrake"

El ex entrenador de Boca se refirió con dureza al presente de la Academia. "Si no cambian los resultados, podría revivir los peores momentos de su historia”, dijo. Y reconoció que “por la manera en que se fue formando el equipo, se hace muy difícil pretender mucho más”. Un jugoso análisis.

Carlos Bianchi, el entrenador más exitoso de la historia de Boca Juniors, se refirió en duros términos a la crisis institucional y deportiva que atraviesa Racing, al considerar que “si no cambian los resultados, podría revivir los peores momentos de su historia” y sostener que será “complicado” que el equipo consiga una identidad de juego “por más que se contrate como entrenador a Mandrake, el mago”.

Bianchi le dedicó su columna de opinión, que semanalmente escribe para la página ’ESPN Deportes.com’, a la convulsionada situación en la ‘Academia’, bajo el título: “Para volver a ser...”, donde sostuvo que “el presente que vive Racing no responde a su rica y maravillosa historia de éxitos”.

“Hablarles del equipo sería irrespetuoso de mi parte. Sin embargo, debo decir que, por la manera en que se fue formando el grupo, se hace muy difícil pretender mucho más. Con jugadores propios (pocos) y prestados (muchos) es complicado lograr darle una personalidad, un estilo, por más que se contrate como entrenador a Mandrake, el mago”, sentenció Bianchi, en su columna.

El ex entrenador del Stade Reims y París Saint Germain, de Francia; Vélez y Boca, de Argentina; Roma, de Italia y Atlético de Madrid, de España, criticó duramente la realidad de la entidad de Avellaneda. “Racing perdió identidad, especialmente a nivel del club. Parece que está en el aire y que un día, si no cambian los resultados, podría volver a tiempos pasados para revivir los peores momentos de su historia”, aseveró.

Asimismo, consideró que la mala campaña deportiva es consecuencia de los errores también fuera de la cancha. “Hasta el último día de pases, llegaron jugadores que no tenían que venir y otros que debían hacerlo, jamás arribaron. No se ve una figura con la suficiente personalidad para decir ‘aquí estoy yo y vamos a salir de esta situación para volver a ser lo que fuimos en los 50 y 60’. Es decir, verdaderos protagonistas del fútbol nacional e internacional”, indicó.

También reconoció que a Racing le está faltando una “cuota de suerte” en algunos partidos. “Cuando jugó bien o mejor que su adversario, no tuvo esa cuota de suerte como para pasar de una derrota a un empate o de un empate a una victoria, para así ganar esa confianza necesaria para salir de la situación en que se encuentra”, opinó en otro tramo de su columna para ’ESPN Deportes.com’.

Sin embargo, no culpó de toda la situación a Blanquiceleste S.A., la empresa que gerencia el fútbol de la institución. “Atención: se llegó a este punto no porque haya un solo responsable. Aunque duela, hay que admitir que la culpa viene de muchos años e involucra a mucha gente. Si todos los que pasaron durante los últimos 30 años por el club se reunieran y se sinceraran, reconociendo aciertos y errores, probablemente se podría encontrar una solución para un club que tiene un presente escindido de su glorioso pasado”, expresó.

Y agregó: “Racing debe encontrar personas con ganas, con sueños y con tiempo para dedicarle al club. Pero ya no es el momento de criticar. Ahora es tiempo de acercar soluciones”.

Finalmente, le dedicó elogios y apoyo a los simpatizantes del equipo, de quienes opinó que “siguen despertando la admiración del mundo del fútbol” y que “siempre están presentes, alentándolo, acompañándolo, sosteniéndolo, tratando que la situación se revierta”.

“Muchos dirán que los hinchas de equipos chicos, que también acompañan con pasión, deberían ser tenidos en cuenta y reconocidos. Yo lo hago, quiero decirles. Pero hay que admitir que el caso de Racing es especial, porque ellos sostienen la admiración por un club que está en una muy mala condición, después de haber sido un ejemplo de fútbol bien jugado y de haber conseguido títulos nacionales e internacionales, como la Copa Libertadores o la Intercontinental. Siempre es más duro sostener la admiración, cuando se retrocede en la valoración”, concluyó. 

 
En Imágenes