Hallan pruebas del primer asesinato de la historia

Glóbulos rojos hallados en las heridas del llamado "hombre de los hielos" Oetzi, que vivió hace 5.300 años, confirman que murió a causa de un flechazo, según publica hoy la revista británica "Journal of the Royal Society Interface". Es el primer asesinato del que se tiene constancia científica.

Oetzi, bautizado así por la región alpina italiana donde fue encontrado, es la víctima del primer asesinato del que se tiene constancia científica.

Su cuerpo momificado fue hallado en un glaciar entre Italia y Austria en 1991 y hasta ahora se pensaba que, aunque resultó gravemente herido por una flecha que le atravesó su espalda, fue posiblemente rematado de un golpe en la cabeza, que le habría causado la muerte.

Sin embargo, según explicó Albert Zink, líder del equipo investigador del "hombre de los hielos" basado en Bolzano (norte de Italia), el estudio de los glóbulos rojos confirma que murió alrededor de los 46 años debido a los daños graves que la flecha causó en sus arterias principales.

"Estos glóbulos rojos tienen la misma morfología que los modernos, por lo que Oetzi no sufría ninguna enfermedad derivada de una alteración en ellos, y nos indican también que la herida de su espalda era fresca, por lo que murió pocos minutos después de recibir el impacto de la flecha", aseguró Zink.

"Lo más probable es que muriese en el mismo sitio en el que fue encontrado porque no tenemos ninguna prueba de que fuese transportado desde otro lugar", añadió el investigador, que dirige un equipo dedicado en exclusiva al estudio de Oetzi.

Estos glóbulos rojos, encontrados en la espalda y en la mano derecha, son además los más antiguos de los que se tiene constancia.

Su hallazgo "fue una gran sorpresa porque no estábamos seguros de encontrar ninguno. Hemos estado buscándolos durante casi veinte años y es la primera vez que los vemos", afirmó Zink.

Los glóbulos rojos, las células más abundantes en la sangre, suelen degradarse muy rápido y no aparecieron en los escáneres previos realizados al cadáver de Oetzi.

Sin embargo, el equipo de Zink analizó ahora muestras de los tejidos que rodean las dos heridas de Oetzi, una en su mano derecha y otra en su espalda, con un microscopio de fuerza atómica.

Esta herramienta nanotecnológica permite escanear la superficie de las muestras y distinguir detalles tridimensionales con una amplificación de varios millones de veces.

Así, hallaron varias estructuras circulares que recordaban la forma de los glóbulos rojos y Zink pudo confirmar mediante una técnica láser la presencia de hemoglobina y otras proteínas.

Este descubrimiento significa que, además del cadáver, también se conservó la sangre de Oetzi en buen estado durante más de 5.000 años gracias a las bajas temperaturas reinantes en el glaciar.

Hallado junto con una colección de ropas y armas, Oetzi ofrece una visión sin precedentes sobre el Neolítico tardío o la Edad del Cobre y se exhibe desde 1998 en el museo de Bolzano.

Con anterioridad, el equipo de Zink había documentado la presencia de hemoglobina -una proteína presente en los glóbulos rojos cuyo objetivo es transportar el oxígeno hacia los diferentes tejidos del cuerpo- en una herida de su mano. En febrero pasado los arqueólogos revelaron su genoma completo.

Fuente: EFE
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|11:35
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|11:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016