Ciberespacio y mafia: los hackers también respiran

El periodista Misha Glenny se adentra en las biografías delictivas de los hackers más peligrosos del mundo. Su libro, "El lado oscuro de internet. La mafia del ciberespacio", le costó dos años de investigación y más de 200 horas de entrevistas. Los secretos genios informáticos, al desnudo.

Renukanth Subramaniam, alias JiLsi, se declaró culpable de clonar tarjetas de crédito y de otros cuatro cargos de fraude hipotecario. Un juez le condenó a cuatro años de prisión en Londres. En julio de 2012, quedará en libertad por buena conducta.

Contra JiLsi existe aún una orden preventiva que le impedirá usar un ordenador sin supervisión durante los cinco años siguientes a su salida de la cárcel. Antes de adquirir el alias de JiLsi, este joven de Sri Lanka tenía otra vida y sus amigos lo llamaban Renu.

Renu era un universitario con pocos ingresos, que complementaba sus estudios con un trabajo de madrugada como repartidor de pizzas. Su adicción a la cocaína y al crac le obligó a pedir dinero a sus amigos más cercanos. Un día, mientras regresaba a su pueblo natal para reunirse con su madre, cambió todo.

En su mochila, llevaba por seguridad, 3.000 libras en cheques de viaje de American Express (Amex). Al bajarse del autobús, se percató que le habían robado. En la oficina de la compañía financiera, le comunicaron que no le devolvería el importe de los cheques de viaje, el mismo dinero que sus amigos le reclamarían a su vuelta.

Una noche, entró en un chat y le aconsejaron que visitara un foro donde se despotricaba de Amex. ¡Véngate,! ¡Visita Carderplanet.com! Así, Renu descubrió una de las organizaciones más oscuras de internet.

Desde ese momento, el joven perdió su verdadero nombre y pasó a llamarse JiLse. Su avatar era la cara de un pirata de dibujos animados, con sombrero rojo y parche negro en el ojo izquierdo. Así, se convirtió en hacker.

Es una de las ciberbiografías que cuenta el periodista Misha Glenny en El lado oscuro de internet. La mafia del ciberespacio (Destino, 2012). En este libro nos desvela la investigación que durante más de dos años, y 200 horas de entrevistas, realizó sobre las prácticas delictivas de los hackers más buscados del mundo. Uno de ellos era JiLsi.

El autor de McMafia también nos adentra en algunas de las prácticas de nuevos delitos informáticos. Desde el conocido phishing –correo basura para acceder a las claves personales de nuestro banco-, la clonación de tarjetas de crédito -tarjeteo- o la venta de falsos antivirus (scareware), que dejaban indefensos muchos ordenadores personales.

El libro de investigación de Misha Glenny quizás pivota sobre todos esos actos delictivos y oscuros de los hackers, obviando la posible vertiente activista de estos expertos informáticos. Quizás por este motivo, el periodista lanza un mensaje de conciliación en la parte final de su investigación.

Ahí, justo después de que Glenny nos mencione algunos controvertidos estudios que tildan a los hackers como “autistas”, opinión que no comparte el autor.

“La palabra hacker tiene connotaciones peyorativas, pero en realidad los conocimientos de estos individuos son un activo personal y social”, explica Glenny.

El periodista afirma que los ordenadores y las redes nunca estarán seguros “sin la protección” de hackers expertos. Luego, avanza un dato. “El 90% de los hackers involucrados en actos delictivos expresan fuertes deseos de trabajar dentro de la industria de la seguridad legal. Deberían dárseles la oportunidad de hacerlo”, escribe.

Finalmente, nos resume en apenas tres páginas, la continuación de la biografía de los hackers más peligrosos del mundo, según su investigación. En el listado que enuncia el autor de El lado oscuro de la red, estos hackers son -o fueron- los siguientes. Muchos de ellos han sido condenados o están rehabilitados. Otros, siguen en paradero desconocido.

Sus nombres reales y sus alias serían los de Adewale Taiwo (Freddybb), Dimitri Golubov, Roman Vega, Maksim Kovalchuk (Blade), Renukanth Submaniam (JiLsi), Detlef Hartmann (Matrix001), RedBrigade, Max Vision (Max Butler o Iceman), Nicholas Joehle (Dron), Hakim B (Lord Kaisersose), Cha0, Mert Ortaç (SLayraCkEr) y Lord Cyric.

Fuente:  David González / aviondepapel.tv

En Imágenes