Carlos Fuentes, magistral en la Feria del Libro de Buenos Aires

“El gran desafío de la novela actual es el de dar los tiempos de la simultaneidad, dejar atrás la muy simple y cómoda linealidad”, expresó el mexicano durante la conferencia magistral que ayer desbordó la sala José Hernández, la más grande de la Feria del Libro.

"¿Por qué la escritura es condenada a la sucesión y le es negada la coexistencia de los tiempos? Un cuadro de Picasso o Goya se percibe simultáneamente, la literatura carece de esa lectura frontal, hay que alterar lo que la página ofrece de manera lineal”, señaló el autor de “La región más transparente” en su conferencia titulada “La moneda y la vida”, uno de los platos fuertes de la feria que duró menos de 40 minutos.

"Una novela dura, permanece y gana lectores. La novela vive porque es irreemplazable, ningún programa de televisión supera lo que nos da una novela de Milan Kundera”, opinó el autor quien acaba de publicar "Carolina Grau" y prepara el lanzamiento de "Federico en su balcón".

El escritor, de impecable traje azul y camisa, quien fue aplaudido de pie ni bien ingresó a la sala, se refirió en la charla a su “herencia mexicana literaria”, al periodismo, a la cultura, a la lengua española y a los exponentes literarios más destacados de América latina, tal como lo hace en su último libro “La gran novela latinoamericana”.

"Me siento contento de estar de vuelta en Buenos Aires. La ciudad de mi juventud, de mis amores y de mi vida”, dijo el escritor de 83 años, hijo de diplomáticos, quien residió algunos años en la Argentina.

En otro tramo de su exposición, Fuentes se refirió a las sociedades actuales y dijo que deben “abrazar, incluir, no separar. Las sociedades se enriquecen cuando incluyen, hagamos de nuestras ciudades centros de inclusión, jamás de exclusión. Los peligros están ahí pero las oportunidades también. Hay que magnificarlas con toda la fuerza”.

Desde bien temprano se empezó a formar la extensa fila para escuchar a este referente del boom latinoamericano, y que siguió hasta justo antes de que caiga el sol, con la luna ya asomada y un clima que obligaba a un abrigo para soportar el frío.

Durante más de cuatro horas esperaron los primeros de la fila: Leonor, una profesora de literatura que sigue “la carrera de Carlos Fuentes desde sus primeras apariciones” y Alejandro, un muchacho que nunca leyó a este escritor pero al que le “gusta todo lo que tenga que ver con México”.

"Soy contemporánea al boom y me entusiasma su lectura por esa combinación entre lo europeo y el pasado azteca que me apasiona, además me interesa su personalidad y sus dotes de orador. Si tengo que elegir un título, arriba en el pedestal ‘La muerte de Artemio Cruz’”, contó esta docente.

Fuente: Mercedes Ezquiaga / Télam
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|19:10
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|19:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes