Reyes stand up: chistes y locuras con coronita

Dichos como "Mis vasallos son como los niños: lloran cuando se les lava", sentenciado por Carlos III de España o la poco feliz pregunta de Isabel II de Inglaterra a Eric Clapton: "Y usted, ¿a qué se dedica?", las frases de los monarcas se convierten en titulares de diarios y en populares ringtones.

España, Gran Bretaña, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Países Bajos, Suecia, Mónaco, Luxemburgo y Liechtenstein mantienen a monarcas en sus jefaturas de Estado.

A lo largo de la historia sus reyes y reinas han dicho de todo, desde la cima de su poder “divino” a la más sencilla condición humana. Jactándose de su astucia, aprovechando la situación política, con gran lucidez o brillando por su estupidez, las frases de los monarcas han pasado a la historia por ingeniosas, ridículas o torpes.

Dichos como “Mis vasallos son como los niños: lloran cuando se les lava”, sentenciado por Carlos III de España; la poco feliz pregunta de Isabel II de Inglaterra a Eric Clapton: “Y usted, ¿a qué se dedica?”, o la famosísima “¿¡Por qué no te callas!?” del rey Juan Carlos I a Hugo Chávez, las frases de los reyes y reinas se convierten en titulares de diarios hasta en populares ringtones.

Aquí, una selección de algunas barbaridades, humoradas y equívocos de distintos monarcas del mundo.

 “Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer”. Alfonso V de Aragón.

“Quemad viejos leños, leed viejos libros, bebed viejos vinos, tened viejos amigos”. Alfonso X el Sabio.

"Los que dejan al rey errar a sabiendas, merecen pena como traidores". Alfonso X el Sabio.

“¿Con qué autoridad dispone el almirante de mis vasallos?”. Isabel La Católica, al saber que Colón había repartido los indios de La Española entre sus hombres.

“Pongan mucha diligencia, e no consientan ni den lugar que los indios e moradores de dichas yndias e tierra firme, ganadas e por ganar, reciban agravio alguno en sus personas ni bienes; mas manden que sean bien e justamente tratados; e si algún agravio han recibido, lo remedien y provean”. Isabel La Católica en su testamento.

"¿Es que acaso se conoce de algún monarca que haya perecido ahogado?". Juana I de Castilla.

“París bien vale una misa”. Enrique III, calvinista recalcitrante, al casarse con Isabel, hija de Felipe II, católico fundamentalista.

"No importa que no me entendáis. Que yo estoy hablando en mi lengua española, que es tan bella y noble que debería ser conocida por toda la cristiandad”. Carlos I de España y V de Alemania.

"Hablo latín con Dios, italiano con los músicos, español con las damas, francés en la corte, alemán con los lacayos e inglés con mis caballos”. Carlos I de España y V de Alemania.

“El día que yo me vaya me llevo la llave de la despensa”. Isabel II de España, dicho a su hermana, quien aspiraba al trono.

“Mandé mis barcos a luchar contra los ingleses, no contra los elementos”. Felipe II justificó la derrota de La Armada Invencible con esta frase en 1588.

“No hay hombre bueno que no pueda ser mejor, ni hombre malo que no pueda ser peor”. Felipe II de España.

“Quien posee la isla de Cuba tiene la llave del Nuevo Mundo”. Felipe II de España.

"En ellas se me ha hecho la nariz casi la mitad más larga de lo que yo la tenía”. Carlos III de España refiriéndose a las medallas conmemorativas de su conquista de las Dos Sicilias.

"Mis vasallos son como los niños: lloran cuando se les lava”. Carlos III de España.

"¿Qué dejo yo para que sienta morir, sino cuidados, penas y miseria? He hecho el papel de Rey, y se acabó para mí esta comedia”. Carlos III de España.

“Los mismos perros con distinto collar”. Fernando VII al pasar revista a las tropas en 1823 integrada por los mismos liberales que acaba de licenciar.

“El carlismo se cura leyendo mucho y el nacionalismo se cura viajando”. Alfonso XVIII de España.

“La revolución es buena para los historiadores. Sirven todos los partidos, todas las necedades tienen valor, todas las ideas alcanzan un lugar”. Alfonso XVIII de España.

“Para mí un político es un señor retórico a quien no hay que tener mucho en cuenta”. Alfonso XVIII de España.

“Ante todo debe salvarse la religión, el país y la patria. Agradezco en el alma, a nuestros heroicos requetés, por haberos unido a las tropas de España para batir al comunismo”. Alfonso Carlos I, rey de España.

“Mi intención no es otra que la de poder gobernar un país lleno de republicanos”. Juan Carlos, rey de España.

“Lo mismo podemos ver a gente que viene a ofrecerme la corona sobre un cojín, que a la Guardia Civil con orden de arrestarme”. Juan Carlos I, rey de España.

“¿¡Por qué no te callas!?". Juan Carlos I, rey de España, a Hugo Chávez, presidente de Venezuela.

“¡Tranquilo, Jordi, tranquilo”, Juan Carlos I, rey de España en la despedida a Jordi Pujol tras el golpe de estado.

“La lengua española hace más leve el castigo de Babel”. Juan Carlos I, rey de España.

"Seguiré dando guerra mientras el cuerpo aguante”. Juan Carlos I, rey de España.

"Los periodistas me queréis clavar un pino en la tripa”. Juan Carlos I, rey de España.

“Lo siento mucho, me he equivocado. No volverá a ocurrir”. Juan Carlos I, rey de España, a propósito del escándalo que se desató tras su exclusivo safari en África mientras su país sufría una de las peores semanas en la crisis económica.

"¿Casarse con la cabeza? ¿Casarse con el corazón? ¿Y por qué ese dilema? ¡Con la cabeza y con el corazón!". Sofía de Grecia, reina de España.

"Juanito, el chico de los Barcelona, guasón y gamberro, pero con la mirada triste”. Sofía de Grecia, reina de España en la segunda ocasión que vio al futuro rey Juan Carlos.

“La cólera da ingenio a los hombres apagados, pero los deja en la pobreza”. Isabel I de Inglaterra.

"No somos una familia, somos una firma”. Jorge VI de Inglaterra.

"Y usted, ¿a qué se dedica?". Isabel II a Eric Clapton en marzo de 2005.

“El alma no puede absorber lo que el trasero no puede tolerar”. Felipe de Edimburgo, Príncipe consorte de Isabel II a propósito de que los sermones en los oficios religiosos no pueden pasar de 12 minutos.

“¡Usted escoja! Para eso le pago”. Eduardo VII, bisabuelo de Isabel II, reprendiendo a su valet por la elección de una corbata.

"Cuando cometo alguna tropelía siempre encuentro algún idiota dispuesto a justificarlo en Derecho”. Federico II el grande, rey de Prusia.

"La artillería convierte en un espectáculo lo que hubiese sido una simple batalla". Federico II el grande, rey de Prusia.

“Bien analizada la libertad política es una fábula imaginada por los gobiernos para adormecer a sus gobernados”. Napoleón Bonaparte.

“De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso". Napoleón Bonaparte.

“En la vida sólo importan dos cosas: el sexo, y la otra...no tiene importancia". Napoleón Bonaparte.

“Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo". Napoleón Bonaparte.

“Esta música nos ahorrará muchos cañones". Napoleón Bonaparte refiriéndose a La Marsellesa.

“Los catalanes son franceses confundidos". Napoleón Bonaparte.

“En el futuro sólo habrá cinco reyes: los cuatro de la baraja y la monarquía británica”. Faruk I, el último rey de Egipto, derrocado en 1952.

Patricia Rodón
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|16:58
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|16:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016