Deportes

Otro jugador argentino usó "la mano de Dios" para marcar un gol

Si bien el tanto fue anulado, la conquista de Marcos Mondaini generó la expulsión del arquero rival -otro argentino- Marcelo Elizaga, tras la aireada protesta ante el árbitro durante el clásico entre Emelec y Barcelona de Ecuador.

El argentino Marcos Mondaini convirtió un gol con la mano de Dios, que le fue anulado, y se transformó en la "contrafigura" de la octava fecha de la fase inicial del campeonato ecuatoriano de fútbol profesional de 2008, jugada el fin de semana y en la que ningún extranjero logró anotar.

El tanto de Mondaini, que no dejó pasar el árbitro y que costó la expulsión de Marcelo Elizaga -arquero de origen argentino de Emelec y de la selección que protestó airadamente por la falta- derivó en incidentes en el partido contra Barcelona, el clásico del astillero del puerto de Guayaquil (suroeste) que terminó empatado 1-1.

"Mondaini, el gran villano del clásico", tituló el diario quiteño El Comercio y apuntó que "el canario intentó meter un gol con la mano, y generó incidentes".

"Quedará para el análisis y la polémica el incidente entre el guardameta de Emelec y el juez, motivado por una mano que Mondaini quiso disfrazar como la de Dios, a lo (Diego Armando) Maradona, pero no le salió", agregó.

Maradona marcó con la mano el primer gol de Argentina ante Inglaterra en la victoria 2-1 por los cuartos de final del Mundial de México-1986, en un recordado gol que quedó inmortalizado como la mano de Dios.

Para El Comercio, Mondaini -ex Boca Juniors que milita este año en Barcelona tras su paso por Emelec en 2006- fue la "contrafigura" del clásico de la fecha.

"Festejó a rabiar el gol, que luego fue anulado y que consiguió tras estirar intencionalmente el brazo izquierdo. Además, el atacante torero estuvo anulado por la marca de los azules y no pudo brillar, salvo por algunos chispazos por derecha", apuntó.

Tras la mano, Elizaga dio una pechada al juez, agresión que le podría llegar a significar hasta un año de una suspensión y le impediría actuar con la tricolor en las eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Sudáfrica-2010.

Mientras, El Universo de Guayaquil señaló que "no hubo un ganador pero sí emoción, goles, un tanto de Marcos Mondaini que fue anulado por mano del atacante y conato de incidentes".

Hoy de Quito sostuvo a su vez que "Mondaini, pese a los abucheos de la barra local (emelecista), marcó el empate después de una confusa jugada en el arco contrario, pero el tanto fue anulado porque el delantero metió la mano antes de patear el balón".

El jugador argentino, de 23 años, lleva dos goles anotados en el certamen de 2008 y su equipo, el Barcelona, está cuarto en la clasificación con 14 puntos, seguido de Emelec (13). 
En Imágenes