Deportes

Didier Drogba eclipsó al "todopoderoso" Lionel Messi

Consiguiendo el único gol de la ida de la semifinal de la Liga de Campeones en Stamford Bridge, el marfileño Didier Drogba superó a Lionel Messi, que continúa con su maldición de no poder marcar ante el club londinense.

Una jugada simbolizó ese duelo de estrellas: Messi perdió un balón en el descuento de la primera parte (45+2), el brasileño Ramires lanzó un contragolpe y finalmente Drogba definió ante Víctor Valdés.

El argentino se quejó en varias fases del partido de un dolor muscular, en los aductores, y se llegó a temer incluso por una lesión, pero pudo jugar los 90 minutos.

Drogba se cobró con su gol y con esta victoria, parcial pero victoria, la revancha de lo ocurrido en 2009, también en las semifinales de la Liga de Campeones, cuando el jugador africano vivió en el campo la polémica eliminación, en la que los ingleses criticaron airadamente la actuación arbitral y el Barça selló el pase a la final con un gol en el descuento final.

Las imágenes del marfileño fuera de control, enfadado con el árbitro, dieron la vuelta al mundo, así como sus palabras a una cámara: "¡Esto es un puto escándalo!".

En 2005, en un duelo de ida de octavos de final ante los azulgranas, Drogba había sido expulsado y se perdió el partido de vuelta, donde su equipo consiguió una brillante clasificación a cuartos (4-2).

El miércoles, se desquitó de cualquier maldición ante los azulgranas y fue decisivo para la victoria del equipo de Roberto Di Matteo.

Desde el principio demostró su hambre de gol y ya en los primeros minutos volvió loco a Carles Puyol, que tuvo muchos problemas para seguir por el campo al delantero africano, en un pulso tan duro como apasionante, entre dos grandes futbolistas cuya calidad está más que acreditada.

Su segunda parte fue menos brillante, encontrándose aislado y resignado a contragolpes y a luchar por hacerse un hueco ante una ordenada defensa del Barça.

A sus 34 años, Drogba sueña con jugar una nueva final de la Liga de Campeones, tras la perdida en 2008 ante el Manchester United. Su pase al fútbol chino, comentado insistentemente en los últimos días, todavía tendrá que esperar un poco, ya que antes podría llegar un gran título europeo.

Messi, por su parte, vivió una noche para olvidar bajo la lluvia de Londres.

El argentino lo intentó, corrió, buscó espacios, los creó, pero sin poder evitar esta vez la derrota del Barça.

Se medía este miércoles por séptima vez a los Blues y continúa sin marcarles, en una extraña mala racha en un hombre acostumbrado a pulverizar todos los registros y a que nada ni nadie se le resista.

Su mejor ocasión llegó, dato poco frecuente, con un remate de cabeza en el 28. En el 43 recuperó un balón presionando al nigeriano John Obi Mikel, y envió un pase de oro a Cesc Fábregas, que no pudo marcar.

El resto del partido fue difícil para él, a medida que el césped se iba poniendo cada vez más resbaladizo.

En el 64 estrelló un disparo de falta en la barrera y luego disparó el rechace, pero de nuevo contra la defensa del Chelsea.

Su decimoquinto tanto en la Liga de Campeones 2011-2012 tendrá que esperar. Cuando lo consiga fijará, en solitario, un nuevo récord, dejando atrás la plusmarca de catorce que ahora comparte con el brasileño José Altafini, del AC Milan italiano de la 1962-1963.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|23:17
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|23:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016