Te muestro lo que oculto: mujeres en encaje

El cabello siempre ha estado relacionado con la sexualidad; el pelo suelto es un importante indicador erótico. De ahí que las mujeres cubrieran su cabeza y sus hombros. Pero aquel encaje que se utilizaba para tapar y ocultarse de Dios y de los hombres también tuvo, y tiene, distintos significados sexuales.

El cabello velado, oculto debajo de una mantilla, de un pañuelo, de una prenda de encaje ha sido una de las constantes de la vestimenta femenina. Los más diversos tocados, extraños sombreros y tupidos velos también sirvieron a lo largo de la historia para ocultar las melenas de las mujeres.

Desde siempre el cabello ha estado relacionado con la sexualidad; el pelo expuesto, suelto, desmelenado es un importante indicador erótico. De ahí que hasta no hace tanto tiempo, era corriente y “normal” que las jóvenes llevaran el cabello suelto como símbolo de disponibilidad sexual; una vez que se casaban, debían llevarlo recogido en un moño o rodete, y al llegar a la edad adulta, viudez incluida, debían cortárselo sobre la nuca.

Uno de los regalos más preciados que podía hacer una doncella a su pretendiente era obsequiarle un precioso guardapelo con un rizo de cabello atado con una cinta.

Sea para evitar las tentaciones propuestas por la desmelenada Eva, para no enloquecer de amor como Calisto por Melibea en La Celestina, o para combatir el capricho de la tricofilia (fetichismo por el cabello a partir del cual se alcanza la excitación sexual), las mujeres han debido siempre tapar su cabeza y sus hombros con distintos atuendos por mandato masculino.

Uno de los usos más extendidos, y aún vigente, es la mantilla. Ésta es una variante del velo, del rebozo y del popular manto que desde antiguo usaban las mujeres para acudir a las celebraciones religiosas y para mostrarse en público.

Esta vestimenta adquirió, a lo largo de los siglos, caracteres propios en cada región, ajustándose a las condiciones climáticas, sociales y económicas de las ciudades y los pueblos. Así, en las zonas de bajas temperaturas, las mantillas tenían por finalidad el abrigo y se confeccionaban con diferentes tipos de materiales, desde cueros bien curtidos hasta paños, que iban desde el terciopelo y la seda al algodón más burdo; en las zonas más cálidas, los tejidos eran más suaves y ligeros en procura de una prenda más ornamental y lujosa.

Entre los encajes destacaron los de bolillos, como el Blonda, que se elabora con dos tipos de seda y se caracteriza por los motivos grandes de tipo floral; el chal francés de Chantilly que tiene diseños de carácter vegetal y es más etéreo; y los bordados en tul.

Hacia el siglo XVIII se popularizó el uso de las mantillas de encaje tanto entre las damas de alta condición social como en las cortesanas y en las villanas, las mujeres del pueblo, que aprovechan los bailes y las ferias para lucir este atuendo, preferiblemente blanco. En el siglo XIX este textil desplazó a las mantillas de paño y seda en el arte del tocado y era una prenda imprescindible para salir a pasear por las tardes.

Poco a poco, jóvencitas y señoras se fueron despojando de este atavío tan frágil, puesto que la delicadeza del encaje les imponía un cuidado especial y resultaba francamente incómodo para bailar y divertirse.

Las mujeres siguieron utilizando pequeñas mantillas hasta bien entrado el siglo XX para ir a misa, conocidas por toquitas y de media luna. El velo de las monjas, el velo de comunión y el velo de novia son reminiscencias de aquellos primitivos mantos, cuyo uso fue quedando relegado a ciertas conmemoraciones y actos específicos, como la Semana Santa en países de profunda tradición católica, sólo que el color obligatorio para este vestido es el negro.

Pero como las mujeres saben perfectamente cómo invertir los signos, aquel encaje que se utilizaba para tapar y ocultarse de Dios y de los hombres, desde hace un par de décadas se usa para insinuar y mostrar. Las prendas de encaje se han convertido en uno de los tejidos más sexys y femeninos del mercado: todo el guardarropa puede ser confeccionado siguiendo los pasos del viejo bolillo y es el arma mortal, indiscutible de  la lencería que tiene como único objetivo incrementar las tentaciones que inventa la desmelenada Eva y enloquecer de pasión a todos los Calistos del mundo.

Patricia Rodón

Opiniones (1)
8 de Diciembre de 2016|23:29
2
ERROR
8 de Diciembre de 2016|23:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No oculta al seno la sutil enagüa cuando la mente horada lo invisible.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic