Nació en Buenos Aires, sobrevivió al naufragio del Olympic, del Titanic y del Gigantic

Descendiente de ingleses que se asentaron en Argentina durante la Segunda Invasión Inglesa, nació en 1888 y vivía en Buenos Aires. Cuando su padre enfermó, la familia regresó a Londres. Miles de tragedias la circundaron pero siempre las superó.

Violeta Jessop nació en Buenos Aires en 1888. Su padre fue un pobre trabajador en una estancia que criaba ovejas y descendiente de las familias que se habían asentado en Buenos Aires después de la segunda invasión inglesa, a comienzos del siglo XIX.

Cuando el padre enfermó de tuberculosis, tras su muerte Violeta retornó a Londres con el resto de su familia. Para ayudar monetariamente a su madre acepta un contrato en la compañía naviera White Star, ocupando el cargo de camarera.

A partir de ese contrato Violeta comenzó a trabajar por 17 horas al día, ganando como salario 2 libras y 10 peñiques.

Sobrevivió a muchos naufragios

Violeta estaba embarcada en el "Olympic", hermano gemelo del Titanic, justo cuando se encontraba a bordo de este buque, el Olympic chocó contra el Hawk, en el año 1911, un 20 de septiembre.



A sus 24 años, sus amigos la convencen para que pase al Titanic, argumentando que trabajar en un barco como ése podría ser una experiencia inolvidable. La noche en la que el Titanic choca contra el iceberg, Violeta estaba durmiendo en su litera, alguien le ordena subir a la cubierta principal y trepar al bote número 16, junto a otras mujeres, para que estén a salvo.

Después de más de 8 horas de deriva en el frío Atlántico Norte, Violeta es salvada junto a 19 de las 23 mujeres que ocuban el bote por el buque "Carpathia".

Pero la historia no termina acá.

Había comenzado la Primera Guerra Mundial (1914-1918) cuando Violeta se enrola en la Cruz Roja Británica, ahora como enfermera, siendo su nuevo destino el "Gigantic".

El Gigantic fue transformado en buque hospital y cambiado de nombre: HMHS Britannic. El Britannic, con Violeta a bordo, navegaba por el mar Egeo cuando una violenta explosión sacudió al buque. Violeta es lanzada contra el techo de su camarote y luego el barco se hundiría mucho más rápido que su hermano el Titanic.

Una vez más, Violeta salva su pellejo subiéndose a un bote salvavidas. Años más tarde, descubriría que sus continuos dolores de cabeza habían sido provocados por una fractura de cráneo originada por aquella explosión.

Violeta se retiró a una estancia en Inglaterra y se dedicó a criar gallinas hasta su muerte, recordando sus 42 años de servicio en el mar.

Fuente: Radio FM Equis de Santa Fe 102.5

Opiniones (1)
9 de Diciembre de 2016|18:16
2
ERROR
9 de Diciembre de 2016|18:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. nos serás vos la mala leche, Violeta ?
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic