Deportes

Alonso tratará de aprovechar las circunstancias en Malasia

En Australia fue el caos; hoy, la sanción a McLaren-Mercedes, y mañana espera que sea la lluvia. El español Fernando Alonso tratará de sacar el máximo partido a los elementos y a las circunstancias incontrolables para paliar el mal rendimiento de su Renault.

"Logramos nuestro primer objetivo del día, que era entrar en la tercera tanda de clasificación. Ahora nos podemos centrar en nuestro segundo objetivo, que es mejorar nuestro ritmo de carrera y acabar en los puntos. Ser noveno era lo máximo que podíamos esperar hoy", dijo Alonso con su ya proverbial realismo sobre cuál es la auténtica posición de su Renault, que es lejos del podio y del primer puesto.

A pesar de todo, Alonso, que espera que con el transcurso de la temporada mejore su R28, trata de minimizar daños. La pasada semana, en la carrera del debut, pudo lograr un meritorio cuarto puesto en un Gran Premio loco.

Hoy, logró el noveno mejor tiempo en la clasificación, pero saldrá mañana séptimo en el Gran Premio de Malaisia al aprovechar la sanción a los McLaren-Mercedes del finlandés Heikki Kovalainen y del británico Lewis Hamilton.

Alonso admitió que no se vio especialmente pejudicado por el lento ritmo de los dos coches durante su intento de vuelta rápida, pese a que fue llamado a declarar por los comisarios de carrera. El alemán de BMW Nick Heidfeld fue el más afectado por la ralentización de la marcha de las "flechas de plata", que tras sus vueltas rápidas decidieron ahorrar combustible.

Según la nueva reglamentación, instaurada esta temporada, los diez coches que se clasifican a la tercera tanda en busca de la "pole position" no pueden rellenar sus tanques al finalizar la sesión, y deben empezar la carrera al día siguiente con la misma cantidad con la que terminan la clasificación, lo que determina las estrategias de carrera.

McLaren, a través de su director ejecutivo, Martin Whitmarsh, negó que cualquier inconveniente a otros pilotos hubiera sido intencionado y aceptó la sentencia.

Alonso saldrá mañana delante de las dos "flechas de plata" en lo que será un duelo directo con su ex equipo. Ya en Melbourne salió vencedor ante Kovalainen, pero no es tan optimista para mañana.

"(El australiano Mark) Webber (un puesto por delante de él) está a un segundo y medio de mí", recordó. Kovalainen y Hamilton superaron hoy en casi dos segundos el mejor tiempo del español. Las dos "flechas de plata" saldrán mañana con poca gasolina detrás de un Renault cargado de combustible, por lo que no se espera que Alonso pueda prestar mucha oposición.

"Podía haber puesto menos gasolina y situarme quinto o sexto, pero elegí para mañana salir con más combustible y de esa forma sabía que sería noveno o décimo. Mi objetivo será intentar conseguir el mayor número de puntos y si hay una carrera loca como la de Australia, intentar aprovecharlo".

Y esa carrera loca podría llegar si, tal y como dicen los pronósticos, llueve. El bicampeón mundial espera sacar ventaja de una carrera en mojado. "En seco, sin ningún abandono o accidente, estaremos luchando por las últimas posiciones de los puntos, y si llueve, puedo acabar fuera de carrera en la primera vuelta o llegar a la quinta o la cuarta posición. Sí, a río revuelto igual ganamos algo".

Alonso también señaló que su coche no va tan bien como el de su compañero, el brasileño Nelsinho Piquet, que estrena motor en Sepang.
En Imágenes