De la medialuna al sushi: las palabras exquisitas

Sabemos cómo comerlas pero no cómo escribirlas. La lingüista Nené Ramallo revela los secretos de los sándwiches, suflés y delicatesen varias a la hora de ponerlos en el papel y no en el plato.

¿Quién no cae en la tentación de comer exquisiteces, sobre todo cuando se está de vacaciones o cuando se tiene algún festejo familiar? Conocemos un montón de palabras que designan comidas exquisitas y, más de una vez, a la hora de escribir sus nombres, no hemos sabido cómo hacerlo. Veamos algunos:

MEDIALUNA: En ciertas partes de América, especialmente en los países del Río de la Plata, se nombra así al “pan o bollo en forma de media luna”: “¿Se sirve el café solo o con una medialuna?” Si se debe pluralizar, se dirá ‘medialunas’, preferentemente: “Traje para la reunión una docena de medialunas”. Sin embargo, también se está aceptando, según los diccionarios especializados, ‘medias lunas’. La otra manera de nombrar la medialuna es con la adaptación del francés croissant, que nos ha dado ‘cruasán’ y su plural ‘cruasanes’.

SÁNDWICH: Esta palabra, escrita así, es la adaptación del inglés sandwich y todos sabemos qué designa. En la adaptación española, el término lleva tilde por ser palabra grave, terminada en una consonante que no es ni N ni S. Se pluraliza ‘sándwiches’. ¿Qué hacer con la pronunciación? Corrientemente, se aceptan dos formas: [sánduich] y [sánguich]. Por supuesto que, a la hora de ingerirlos, nadie piensa en cómo se pronuncia su nombre.

DELICATESEN: Nuevamente, estamos ante la adaptación española de una voz extranjera. En este caso, se ha transformado la voz inglesa delicatessen, tomada del plural alemán Delikatessen, cuyo significado es “alimentos selectos”. La voz española ‘exquisiteces’ podría suplirla en la mayoría de los contextos; sin embargo, siempre existe una tendencia a conservar el nombre extranjero, para marcar el origen. Se usa normalmente en plural femenino: “Me detuve, en el supermercardo, en la sección de dulces importados y de delicatesen”. También, el diccionario académico registra, como poco usual, el término ‘delicatesen’ para aludir a un establecimiento donde se venden manjares selectos.

SUFLÉ: La forma escrita así es la adaptación gráfica del término francés soufflé y designa un “plato hecho con una mezcla de claras de huevo, a punto de nieve, y otros ingredientes, que al cocinarse en el horno se infla y adquiere una consistencia esponjosa”. Su plural es ‘suflés’: “Al mediodía, almorcé un exquisito suflé de berenjenas”.

AL GRATÍN: Es la adaptación de la locución francesa au gratin, que significa, dicho de un alimento preparado al horno, “gratinado”, esto es, “tostado en el horno”.

SUSHI: No encontramos aún una adaptación al español de este vocablo, que designa un plato de origen japonés, a base de arroz cocido, adobado con vinagre de arroz, azúcar, sal y otros ingredientes, como pescados o mariscos. Al carecer de adaptación al español, deberemos escribir el vocablo, por ser extranjero, en letra cursiva: sushi.

Ha llegado el otoño y las mañanas frescas nos invitan a desayunar con  ‘medialunas’, mientras que, por las tardes, podemos interrumpir nuestra tarea para paladear ‘sándwiches’ (más ricos parecen nuestros ‘sanguchitos’) y ‘delicatesen’.

Fuente consultada: Academia Argentina de Letras (2011). Diccionario argentino de dudas idiomáticas. Buenos Aires: Santillana.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

Opiniones (1)
9 de Diciembre de 2016|09:06
2
ERROR
9 de Diciembre de 2016|09:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. que suerte que tengo al leer y con ello saber que existen personas como Nene...nos llena de orgullo el aprender siempre algo positivo
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic