Deportes

Manchester - Liverpool: se revive el contraste de dos ciudades

Modernidad frente a tradición, sofisticación frente a llaneza. El clásico del norte de Inglaterra entre el Machester United y el Liverpool revivirá una lucha que es además la historia de dos ciudades. Hoy se enfrentan la "Premier".

Separadas por apenas 55 kilómetros, las dos urbes tienen una población similar, unos 450.000 habitantes, pero su actitud y estética se han definido de manera opuesta tras décadas de mirarse la una a la otra.

El fútbol es el resumen de dos filosofías distintas de entender la vida y el reflejo del lugar en el mundo que cada una de las dos ciudades parece dispuesta a defender.

"La rivalidad futbolística entre Liverpool y Manchester era sólo un síntoma de un sentido de la diferencia más profundo", observó la escritora liverpooliana Linda Grant en un viejo artículo de 'The Observer', en el que intentaba combatir el arquetipo del 'scouser' rudo, agresivo y proletario.

Sin embargo, su éxito fue escaso. Liverpool es una ciudad aún asociada a los movimientos obreros más combativos de la Gran Bretaña de Margareth Thatcher, que mientras gobernaba el país con 'mano de hierro' en los 80, tenía una piedra en el zapato en la ciudad del Merseyside, dirigida nada menos que por el ala trotskista del partido Laborista.

"Maggie nos odiaba", aseguró Phil Hughes, alcalde de la ciudad. "Las inversiones fluían en todas direcciones menos hacia Liverpool". Después llegaron las tragedias en los estadios de Heysel y Hillsborough, donde decenas de personas perdieron la vida, y el cuadro terminó de completarse.

El desarrollo de Manchester estuvo muy ligado al de Liverpool, pues se convirtió en la mayor ciudad manufacturera del mundo en la Revolución Industrial gracias, en parte, a la cercanía al puerto del río Mersey.

Al igual que Liverpool, sufrió la pérdida de muchos puestos de trabajo en la reconversión industrial de los 80, pero inversiones públicas le ayudaron a salir del bache. Tras el atentado del IRA en 1996, la ciudad aprovechó para regenerar completamente el centro de su ciudad y convertirlo en un atractivo centro comercial.

De hecho, no son pocos los liverpoolianos que suben en alguno de los trenes que conectan ambas ciudades cada hora para andar de compras por Manchester, donde los horarios comerciales exceden una o dos horas los de la tranquila Liverpool.

Manchester parece haber apostado por un estilo de vida más londinense, e incluso tiene su propio 'Manchester Eye', una noria gigante en la que los turistas pueden observar desde las alturas el 'skyline' urbano.

En ese caldo de cultivo, la rivalidad entre los dos clubes principales de ambas ciudades no hizo sino crecer. El Liverpool lleva la delantera en cuanto a historia, pues fue campeón de la Premier en 18 ocasiones -dos más que su rival- y de Europa en cinco, por sólo dos de su rival.

Sin embargo, el presente parece en manos del Manchester. Dueños de un estadio más moderno y con un aparato de marketing brutal a sus espaldas, los 'diablos rojos' han ganado nueve Ligas en los últimos 15 años y son líderes del campeonato.

"Son sólo un monstruo mercantilizado", dicen de ellos los aficionados del Liverpool, orgullosos de su vetusto estadio de Anfield, encerrado entre las casas de un barrio en descomposición, y aferrados a sus esencias.

Tiempos difíciles para el Liverpool

Pese a la llegada de un jugador fresco como el español Fernando Torres, para The Kop los jefes siguen siendo Steven Gerrard y Jamie Carragher, dos hombres crecidos en el club y que hablan el mismo acento indescifrable que sus seguidores.

En Manchester, sin embargo, el rostro aniñado y el acento latino del portugués Cristiano Ronaldo son las señas de identidad de un equipo que, hasta hace unos años, acunó a la estrella pop del fútbol, David Beckham.

Miles de personas, venidas de todo el mundo, se dejan el dinero en las más de 20 cajas del "Mega Store" del Manchester en Old Trafford, a pocos metros del edificio dedicado en exclusiva al merchandising del equipo, adorado en mercados emergentes como China o India. El Liverpool mira hacia Manchester con una mezcla de desdén y envidia, sabedor de que el título de Liga, que se le resiste desde 1990, está muy lejos: es cuarto a 11 puntos de su rival.

"Si ganamos, estaremos más cerca", aseguró el técnico "red", Rafael Benítez, que aún no tira la toalla. Tan cerca y tan lejos. Manchester y Liverpool, una historia de dos ciudades.

 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|07:27
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|07:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016