El Vía Crucis de Roma será dedicado a los sufrimientos en China

El Papa Benedicto XVI leerá las meditaciones de la tradicional celebración, haciendo hincapié en la persecusión de la Iglesia católica en el país asiático. Según el Vaticano, entre 8 y 12 millones de chinos practican el culto católico.

Los sufrimientos y persecuciones de la Iglesia católica en China, sacudida en estos días por la violencia en Tíbet, serán el tema central de las meditaciones que serán leídas en el tradicional Vía Crucis en el Coliseo de Roma que presidirá el papa Benedicto XVI.

La decisión de dedicar las meditaciones que se leerán en las 14 estaciones del Vía Crucis a esa región del mundo fue tomada hace varios meses por el Papa, que encargó su redacción al cardenal de Hong Kong, Joseph Zen Ze-Kiun.

El cardenal Zen, considerado una figura clave para la iglesia en Asia y punto de referencia para los católicos de China, evoca en el texto, divulgado por el Vaticano, a los "mártires del siglo XXI".

"Con ese gesto el Papa entiende manifestar su personal atención por el continente asiático e involucrar en ese rito de piedad cristiana a los fieles de China", escribió en la introducción el purpurado.

Zen, quien la semana pasada se encontraba en Roma para asistir a una reunión sobre la situación de la Iglesia china, trabaja para la normalización de las relaciones entre la Santa Sede y China.

La Santa Sede rompió relaciones diplomáticas con China en 1951 y desde hace algunos años busca un acercamiento con Pekín con el fin de reunificar la Iglesia de ese país, dividida entre la "oficial", reconocida por el gobierno, y la clandestina, fiel al Papa.

Según cifras del Vaticano, existen entre 8 y 12 millones de católicos en China. Las estimaciones del gobierno chino calculan que son 5 millones de católicos y 70 obispos.

"El Papa quiere que llegue al Coliseo la voz de esos hermanos y hermanas que están tan lejos (....) Esta noche están presentes aquí, en el corazón del Santo Padre y en nuestros corazones, los mártires vivientes del siglo XXI", escribió.

El purpurado recuerda también a los "persecutores" y se refiere a Poncio Pilato, el gobernador romano que condenó a muerte a Jesucristo: "Es la imagen de aquel que usa la autoridad como instrumento de poder y no para dictar justicia", sostiene.

El libreto del Vaticano con los textos está ilustrado por grabados de las estaciones en los que Cristo y los personajes de la "Semana de Pasión" tienen rasgos asiáticos.

Una joven de nacionalidad china entregará al Papa la cruz en la doceava estación. El Sábado Santo Benedicto XVI bautizará a seis adultos, entre ellos una china.

La Iglesia católica reiteró el pasado 13 de marzo en un comunicado su voluntad de mantener un "diálogo constructivo y respetuoso con las autoridades civiles" de China.

Benedicto XVI rompió el miércoles el silencio sobre los acontecimientos que sacuden al Tíbet desde hace varios días e invitó a las partes al "diálogo" y "la tolerancia".

El Papa había evitado hasta ese momento referirse sobre la situación en Tíbet y la represión desatada desde el 10 de marzo contra las manifestaciones, lo que había sido considerado como un gesto prudente para evitar irritar el gobierno chino, con el que mantiene relaciones difíciles.
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 11:26
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 11:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho