Deportes

El presente de Yésica Marcos según Osvaldo Príncipi

El periodista especializado en boxeo ponderó la actuación de la mendocina y destacó también el apoyo del público. Leé la columna completa que publicó Canchallena de diario La Nación.

El vértigo que caracteriza al consumo de los sucesos boxísticos del presente excluyó -injustamente- del gran reconocimiento periodístico a la mendocina Yésica Marcos, campeona mundial del peso supergallo y a su masa de seguidores, que dieron vida a un capítulo ejemplar, sobre el ring y fuera de él, en la ciudad de San Martín, Mendoza.

Pasó hace siete días, cuando el andar arrollador del quilmeño Sergio "Maravilla" Martínez en Nueva York sepultó el interés por todo adicional informativo. Sin embargo, en la zona cuyana se gestó una hermosa historia.

En tiempos recientes, en los que cobardes sin freno agredieron al filipino Johnriel Casimero, causando en Mar del Plata un caos de difusión internacional, y en los que un atleta despreciable, el británico Dereck Chisora, manchó con su rabia incontenible la imagen del trabajador del cuadrilátero en Alemania, hubo un hecho espectacular y saliente que no debe quedar en el olvido.

Marcos, una jovencita de 26 años, miembro de una familia muy pobre integrada por 19 hermanos, que entró al infierno y salió en plena adolescencia, que superó en los últimos años una difícil operación del hombro derecho y la desgarradora experiencia de perder un embarazo avanzado, se consagró campeona mundial absoluta de las supergallos de la OMB al vencer por puntos a la estadounidense Ana Julatón, en una muy buena pelea. Su carrera, que comenzó en 2008, destaca una marca de 19 victorias y un empate.

El complemento de este elogio está dado en el marco que acompaña cada uno de sus combates en el anfiteatro Juan Pablo II, al aire libre, que en sus últimas cinco actuaciones promediaron 20.000 espectadores, que transmitieron goce y felicidad, opuestos a la violencia grosera y patoteril de hechos recientes en éste ámbito.

Marcos y su gente representan una combinación ideal de aquello que implica la entrega de un atleta a una masa rugiente de aficionados. Una que, en este caso, le transmite con un orgullo profundo, basado en respeto y conducta, la pasión que despierta una heroína de barrio, convertida en un fenómeno popular.

Fuente: Canchallena.com

Opiniones (1)
22 de septiembre de 2017 | 15:24
2
ERROR
22 de septiembre de 2017 | 15:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. espero que esta hermosa niña, allá cobrado lo que le corresponde,lo digo por lo que le paso al coton,porque a la gente la lleva ella y nadie mas,y la que aguanta las trompadas es ella y nadie mas.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'