Las mujeres ganan un 30% menos que los hombres

En la Argentina el salario promedio es de 1.100 pesos. Las mujeres ganan, en promedio, un 30% menos que los varones.

El empleo informal no sólo quita jubilación, aguinaldo y obra social. También profundiza la desigualdad entre trabajadores y trabajadoras. Entre las asalariadas con recibo de sueldo la diferencia de sexo les quita un 20% de dinero. Pero en el mercado informal la disparidad dobla la apuesta y quita 4 de cada 10 pesos por razones de género, según el informe “Situación laboral de varones y mujeres”, del Ministerio de Trabajo de la Nación.

El diario Crónica afirma que en el sector de servicios las trabajadoras ganan un 26% menos que sus compañeros. En los comercios, las vendedoras reciben un sueldo 16% más chico que los vendedores. En los servicios sociales y de salud, las enfermeras o médicas se pierden un 17% de dinero por ser personal femenino y en las industrias la diferencia por género llega al 22%, según la investigación de la Subsecretaría de Programación Técnica y Estudios Laborales.

“Es muy grave la brecha de género en la Argentina. Pero este tema no está en la agenda. Y, por supuesto, las más afectadas son las mujeres más pobres”, opina Olga Hammar, presidenta de la Comisión Tripartita de Igualdad de Trato y Oportunidades en el Mundo Laboral.

"Para revertir esta disparidad es imprescindible concretar políticas para conciliar la vida laboral y familiar, de cuidado infantil y de promoción de las mujeres en lugares jerárquicos”, propone Estela Díaz, ex secretaria de género de la CTA e integrante de la Asociación por los Derechos de las Mujeres (ADEM). María José Lubertino, presidenta del Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi) resalta: “No hay excusa para que las mujeres cobren menos que los varones: es inconstitucional e ilegal".
Opiniones (1)
21 de agosto de 2017 | 18:58
2
ERROR
21 de agosto de 2017 | 18:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muchos se llenan la boca con respecto a la igualdad de generos. y la realidad es que falta mucho camino. Las mujeres más pobres y de menor cultura son las más afectadas, pero en todos los niveles nos vemos obligadas a demostrar que somos más que ellos para que asi se nos considere a igual nivel. Realmente es un esfuerzo tremendo y cotidiano que debemos hacer en todas las profesiones. Creo que en nosotras está la facultad de formar a nuestros hijos con otra mentalidad y en ayudar a instruir a las mujeres que lo necesitan. Porque de parte de ellos no va a venir el cambio (y lo digo sin resentimientos)
    1
En Imágenes