Después de cortarse el pelo, asaltó al peluquero

Ocurrió en Guaymallén. El hombre se hizo pasar por cliente y recién después de que le sacaran el delantal, le dijo al dueño del lugar que en realidad se trataba de un asalto. Le robó unas tijeras y una bicicleta.

La historia del peluquero que es asaltado por un cliente luego de cortarle el pelo es una de las historias policiales más buscadas por los cronistas del género. Por la naturaleza del hecho, logra disipar de algún modo la violencia implícita en cada robo; claro que la víctima no siempre puede decir lo mismo.

Esta mañana, unos minutos después e la once, Luis Alberto Valdez atendió al chico que entró a su peluquería con la amabilidad que suele recibir a sus clientes. Es un local pequeño, con carteles grandes en el frente y ubicado en Matienzo al 2357 de Guaymallén, a unos metros de la Costanera.

El sujeto se sentó en el sillón, se acomodó y dejó el peluquero le atara la funda para evitar que los pelitos cayeran en su ropa. Le dijo que quería un corte normal; nada extravagante, para no llamar la atención.

Valdez hizo su trabajo en menos de veinte minutos. Sacudió la nuca de cliente con un cepillo y fue en ese momento cuando supo el joven no había quedado conforme. Se levantó del sillón, se dio vuelta y le dijo que se trataba de un asalto.

El peluquero se inmovilizó. No sabía si se trataba de algo real o si a su cliente le había disgustado el corte y le estaba haciendo un mal chiste. Se dio cuenta de que todo era cierto cuando el sujeto le sacó a la fuerza dos tijeras, dos máquinas eléctricas y huyó en su bicicleta.
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 20:41
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 20:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes